EN UN TOQUE...

Papel Tortuga

Editoral Suplemento Especial: Buscando un símbolo de paz

Sin convocatoria. Boca a boca. Por teléfono. Por mensajes de texto. Por el facebook. Miles de vecinos decidieron autoconvocarse en La Gruta para ver, con sus propios ojos, lo que algún amigo o familiar le contaban un sábado por la noche.

Nadie estaba dispuesto a esperar que saliera en algún medio de comunicación para decidirse a ir, nila opinión de la Iglesia (ambos tomaron real coincidencia de lo que estaba ocurriendo bastante tarde) Había que ir porque convocaba la Virgen, sin intermediarios. Y una gran mayoría de esos miles, así como coordinaron su asistencia, también decidieron que la imagen “es la Virgen”.

A la primera declaración del párroco minimizando la situación, le siguió el comunicado oficial de la Congregación que declara que el fenómeno “no tiene explicación racional” pero que “debe ser interpretado como un signo para acrecentar y profundizar la fe cristiana”

En esta edición, usted encontrará algunas hipótesis que podrían ser la “explicación racional” que la Iglesia aún no prometió investigar, aunque en rigor de verdad ¿qué tan importante puede ser la explicación científica cuando estamos en terrenos de la fe?

La historia de nuestra ciudad no conoce de acontecimientos que hayan autoconvocado, sin publicidad ni invitación, a miles de personas por ninguna causa. Ni social, ni política, ni religiosa. Semejante poder coordinado en el inconciente colectivo, dormido todo este tiempo, esperando por algo que los conmueva. Y lo que los conmueve es la fe. La necesidad de creer. Con absoluta prescindencia de intermediarios.

No podemos imaginarnos el potencial de toda esa energía aplicada a causas más terrenales.