TORTUGUEANDO...

Cultura

Teatro por los Derechos Humanos en Romelia: se presenta El Garra

 

El próximo domingo 16 de octubre a las 21, llega a Alta Gracia la obra de teatro El Garra. La puesta será en Romelia, en Padre Viera 219 (frente al Tajamar) y convoca el Encuentro de Organizaciones Sociales del Valle de Paravachasca. La entrada será abierta, habrá buffet a cargo del lugar y circulará un bono contribución voluntario con el fin de juntar fondos para asistir al 2º Encuentro Provincial de Organizaciones, a desarrollarse en Córdoba, a fin de año.

El Garra es un monólogo dramático en un acto y ocho cuadros. Sobre un cuento homónimo de Eva Bertaina, Susana Palomas y Toto López hicieron  la versión teatral. Ellos integran el Grupo de Teatro Los de la vuelta, de Córdoba capital, junto a Diego Guerrero.

La dirección y puesta en escena corresponde a Susana Palomas, la actuación de Toto López y la iluminación de Diego Guerrero. El Garra se estrenó el sabado 9 de abril del 2011 y fue declarada de interés provincial por la Unicameral de la Provincia de Córdoba.

Después de ser presentada en los sitios de la Memoria de la ciudad de Córdoba, comienza a recorrer el interior de la provincia, con la intención de contribuir a la construcción colectiva de la memoria, contra el terrorismo de Estado y la defensa de los Derechos Humanos.

 

 

SOBRE  EL GARRA: Extraño personaje fundador de un museo en el que prácticamente vive. En su rigurosa soledad, (como la de ciertos felinos), va tejiendo una telaraña donde nos remite a otros escenarios feroces, a épocas de siniestra impunidad en la que quizás fue un protagonista, pero con características distintivas, las cuales conserva casi intactas en este presente.

No se sabe  bien que hizo. Balbucea referencias contradictorias, ciertos lugares, hechos, dejando un manto oscuro y confuso como por ejemplo:

 

GARRA: “Gracias a ser como soy, fui encargado del Departamento Secuestros de la Bonaerense. Me llamaban  “ojo de tigre”… El secuestro de bienes muebles con orden judicial era una cosa, pero otra, era el secuestro de los bienes de los desaparecidos ¡Ese sí que era negocio!

¡Y el grupo! Fiel a muerte, lo que se dice: amistad verdadera. A mi me cuidaba la espalda el más joven y él lo sabía, si llegaba a fallar, otro lo bajaba. Ese pacto lo juramos y se cumplió a rajatabla. Yo esperaba, como buen tigre cebado, que en cualquier momento me metieran un chumbazo. Pero el miedo nunca entró en mi cabeza.

Con las pinturas no se metan ni traten de joderme, les decía yo a mis subalternos. Todo el mundo lo sabe, no se pueden blanquear ni en el exterior. En cambio, en mis manos, la obra sale del círculo de la oferta y la demanda y nunca más verá la luz. Las tomo para gozarlas en privado. Como a las minas que chupábamos en aquella época. Cuando decidí cambiar de vida, volverme hombre público, me ocupé especialmente de construir mi imagen. Lo que se dice cambiar de pelaje. Sigo siendo felino pero de porte inofensivo. Lo que conservo fuerte, son las uñas”.

Acerca de la obra. Atravesamos un tiempo histórico que hoy nos permite la recuperación política y social de la memoria. Nos animamos a abrir lo más siniestro, descubrir la intimidad del saqueo y la impunidad… lo que ocurrió cerca,… en la casa de al lado… Necesitábamos hablar sobre este personaje que vivió cerca, nos vió, nos esperó, como ave de rapiña que sobrevuela la presa. De esta manera, con nuestra obra queremos aportar al trabajo incansable que durante décadas vienen realizando los organismos de Derechos Humanos y acompañarlos en esta incansable lucha por la memoria, la verdad y la justicia.