TORTUGUEANDO...

Papel Tortuga

Editorial Papel Tortuga de Diciembre: Olor a gas privado

Por unanimidad, el Concejo Deliberante aprobó la creación de una empresa mixta, pública, de todos y todas. Una sociedad entre el Estado Municipal y una Cooperativa de Usuarios que sería administrada por los propios consumidores. Esta empresa sería la encargada de administrar el servicio de gas en la ciudad de Alta Gracia, y garantizaría que el cien por ciento de las utilidades sean reinvertidas en la ciudad, es decir: Toda la plata es para llevar el gas a quienes no lo tienen, y un porcentaje para educación.

La ordenanza anunciaba el cambio de página de 15 años de ECOGAS en Alta Gracia, que realizó una inversión que oscila en los dos mil quinientos pesos mensuales. Durante 15 años, con redes pertenecientes a la Municipalidad y tres empleados en la ciudad.

Sin embargo, lo que a todas luces parece un progreso lógico, no renovarle el contrato a una empresa que se llevó la plata afuera, y que los beneficios sean para los vecinos, activó los resortes del poder económico. Si lo que se dice con la lengua desde el funcionariado municipal no se ejecuta con las manos, entonces una supuesta política de estado puede convertirse en una nueva frustración para los que participaron durante meses en la creación de una alternativa a la tomada de pelo que es la renovación del contrato con ECOGAS.

El intendente electo, Walter Saieg, evitó pronunciarse al respecto pese a que su compañero de fórmula, Facundo Torres, expresara oportunamente que la continuidad de ECOGAS era indefendible y acompañara con su voto la creación de la empresa mixta. Pero todo se demoró demasiado. Los últimos meses de la gestión radical sólo tuvieron combustible para endeudar a su partido en la búsqueda de cuatro años más que no serán. Huele a gas privado por 15 años más. Huele y sin embargo, aún si el nuevo gobierno municipal tuviera esa intención (que todavía no ha explicitado), no le alcanza con los votos en el Concejo de sus ediles y debe al menos convencer a uno para renovarle el negocio a la privada. Los radicales Rodríguez, Brunengo y Morer ya se han expresado contrarios a dar marcha atrás a Alta Gracia Gas. Y con más razón Julia Elías, ya que el grupo político que representa es parte de la génesis de la cooperativa de usuarios.

Y sin embargo hay olor a gas privado. Hay olor a sesión extraordinaria en el Concejo Deliberante para tratar este tema. Para la conformación efectiva de Alta Gracia Gas hará falta del acompañamiento del gobierno municipal, un acompañamiento que el ejecutivo saliente hizo más en lo declarativo que en los hechos. ¿Se diferenciará en este tema el justicialismo del radicalismo? ¿Podrá el flamante viceintendente sostener su voto de acompañamiento a la empresa municipal? ¿Le darán la espalda los concejales al trabajo de muchísimos en revertir 15 años de negocio sin beneficio para la ciudad?