EN UN TOQUE...

Nacionales, Política

El genocida Videla murió en el penal de Marcos Paz

En el centro penitenciario de Marcos Paz, donde cumplía una condena a prisión perpetua por cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura argentina, que él comandó, Jorge Rafael Videla murió la mañana del 17 de mayo, cerca de las 8 y media, con 87 años de vida y habiéndose negado a declarar recientemente en el proceso que investiga el Plan Cóndor.

El legislador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires e hijo recuperado por los organismos de Derechos Humanos, Juan Cabandié, lamentó, en diálogo con la Agencia Télam, que Videla se lleva a la tumba “información muy importante en relación a los nietos que faltan encontrar y al destino” de los desaparecidos.

Por su parte, el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, se mostró satisfecho, al manifestar que “la Justicia ha podido juzgar al principal responsable del genocidio en el país antes de su muerte”.

Estela de Carlotto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, lo definió como “un ser despreciable” y señaló que “la historia evaluará el genocidio y el oprobio de la dictadura cívico-militar que encabezó y de lo que no se arrepintió”.

 

EL CAMINO DEL GENOCIDA JUZGADO

El dictador Jorge Rafael Videla encabezó el golpe militar del 24 de marzo de 1976 en la Argentina y ocupó la presidencia hasta 1981.
Tras la recuperación de la democracia en 1983, fue juzgado y condenado en 1985 a prisión perpetua y destitución del grado militar por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura en el emblemático juicio a las Juntas.

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal lo halló penalmente responsable de numerosos homicidios calificados, 504 privaciones ilegales de la libertad calificada, aplicaciones de tormentos, robos agravados, falsedades ideológicas de documento público, usurpaciones, reducciones a servidumbre, extorsión, secuestros extorsivos, supresión de documento, sustracciones de menores, y tormentos seguidos de muerte.

Si bien el fallo fue confirmado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 1986, Videla cumplió sólo cinco años de prisión efectiva ya que en 1990, el entonces presidente Carlos Menem lo indultó y dictó su excarcelación.

En 1998 regresó a prisión, aunque brevemente, luego de que un juez dictaminara que las causas por robo de bebés a embarazadas en cautiverio ilegal en centros clandestinos de detención constituían un crimen de lesa humanidad, y por lo tanto imprescriptible.
Videla estuvo detenido 38 días en la cárcel de Caseros hasta que se le concedió el derecho al arresto domiciliario en atención a su edad.

Diez años después, y con la decisión del gobierno nacional de promover los juicios por delitos de lesa humanidad, Videla perdió el beneficio de la detención domiciliaria y fue trasladado a la cárcel que funciona en Campo de Mayo.

En 2010 fue juzgado en la provincia de Córdoba y el 22 de diciembre el Tribunal Oral Federal 1 lo sentenció a prisión perpetua a cumplirse en una cárcel común junto a Luciano Benjamín Menéndez.

Luego en 2012, el 5 de julio en un histórico juicio, se lo sentenció a cincuenta años de prisión luego de que el tribunal que lo juzgó lo encontrara culpable por el delito de secuestro y sustracción de identidad a menores, causa conocida como “robo de bebés”.

Actualmente, Videla estaba siendo juzgado desde el 5 de febrero por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 de Capital Federal, junto a otros 25 imputados, por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del Plan Cóndor, como se denominó al acuerdo de dictaduras sudamericanas para perseguir a opositores políticos fuera de sus propios países.

 

FUENTE INFORMATIVA: AGENCIA TÉLAM

FOTO: JORGE RAFAEL VIDELA Y LUCIANO BENJAMÍN MENÉNDEZ, JUZGADOS EN CÓRDOBA. GENTILEZA MANUEL BOMHEKER