BUENAS...

Alta Gracia, Sociedad

El cooperativismo y el periodismo autogestionado tuvieron su lugar en Alta Gracia

Para celebrar el Día del Periodista, la Cooperativa Fábrica de Ideas montó un panel debate en la Casa de la Cultura, donde se expuso sobre el cooperativismo en la Argentina de los últimos 50 años y las posibilidades reales de un periodismo elaborado desde espacios de la economía social. Participaron Alejandro Eguiguren de la Coopi de Carlos Paz, Pablo Tissera del IMFC cordobés, Carlos Leiggener y Luciano Salerni de la Cooperativa Bases de Río Cuarto y Sebastián Gualda, de la cooperativa organizadora.

La actividad fue acompañada con atención por una nutrida concurrencia, entre los que estaban Ennio Mazzini de la Cooperativa de Servicios de Alta Gracia (COSAG), la directora de Cultura de la Municipalidad de Alta Gracia, Adelina Coda, vecinos de la unidad básica de barrio Sabattini del Movimiento Evita y periodistas de otros medios de comunicación de la ciudad, entre otros vecinos.

También estuvieron presentes, estudiantes de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba, que previamente conocieron las instalaciones de la Cooperativa Fábrica de Ideas, donde se producen los contenidos de la Radio Tortuga 102.7, del semanario Papel Tortuga y de la página web www.diariotortuga.com.

VOCES COOPERATIVAS

En primer término, Pablo Tissera y Carlos “Tati” Eguiguren repasaron la historia del cooperativismo en el país. El jefe de la filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC), señaló que el vínculo entre las entidades cooperativas y el Estado, ha tenido tres momentos marcados: hasta 1966 (la dictadura de Onganía), el vínculo fue de indiferencia; a partir de allí y hasta el año 2001, la relación estuvo marcada por la hostilidad, principalmente durante la última dictadura y el menemismo; después de la crisis desatada en 2001 y con el inicio del modelo kirchnerista en 2003, Tissera manifestó que ha comenzado una etapa favorable para el cooperativismo, con una política pública de promoción de la economía social. “El debate a dar, tiene que definir si la economía social es un parche del sistema o si es una alternativa real al capitalismo”, subrayó Tissera.

Alejandro Eguiguren, referente histórico de la Cooperativa Integral de Servicios de Carlos Paz (Coopi), a su tiempo, en una alocución en la que recorrió, además, la historia del cooperativismo en la Provincia, recordó que en algunas oportunidades (particularmente bajo la gobernación de Eduardo Angeloz), se ha empoderado al sector cooperativo como una manera solapada de privatizar los servicios públicos. En esa línea, Eguiguren dijo que actualmente el sector no está mejor que en otros tiempos, que “en este sistema, el valor es el capital y no el empleo”, pero que es una oportunidad para que el cooperativismo se piense a sí mismo como un actor político. Y vinculándolo con la comunicación, manifestó: “No basta con conocer la realidad, hay que transformarla”.

COMUNICACIÓN SOCIAL

La segunda mesa indagó sobre las posibilidades reales de hacer comunicación desde espacios de la economía social.

Carlos Leiggener, periodista de la Cooperativa Bases de Río Cuarto, que edita el semanario El Megáfono, explicó a los presentes que desde su espacio participativo, “concebimos la comunicación como un Derecho Humano, desde la lógica organizativa del cooperativismo”. En esta línea, Leiggener, pensando en el para qué del periodismo comunitario, propuso “visibilizar a los actores que la prensa comercial invisibiliza”.

Su compañero, Luciano Salerni, también presente en la mesa, apuntó que en el periodismo popular, escribir una nota es un diez por ciento del trabajo y que “construir relaciones sociales es comunicación”. Que el trabajo periodístico que se construye comunitariamente, debe además, proponerse un abordaje discursivo que no se precie de mesiánico o clarificador: “Nuestros medios no tienen que legitimar el sistema de relaciones que proponen los medios hegemónicos”.

Finalmente, Sebastián Gualda, presidente de la Cooperativa Fábrica de ideas, celebró la presencia de estudiantes de la ECI en el lugar y alertó que “la Universidad forma comunicadores para trabajar en el grupo Clarìn” y que la economía social no está incluida, promovida y valorada, ni en las carreras contables, ni en las del Derecho, ni en las agrarias y menos en las vinculadas a la Comunicación.
Desde la experiencia de periodismo autogestionado y sostenido en Alta Gracia por Radio Tortuga 102.7, Papel Tortuga y www.diariotortuga.com, Gualda planteó que no hay que seguir respondiendo a los paradigmas que muestran a los medios comunitarios como pequeños y de mala calidad. “Los medios comunitarios tenemos que disputar la masividad”, concluyó.