CARGANDO...
  • arroyocuntry

Alta Gracia, Papel Tortuga, Política

Editorial Papel Tortuga 93: “Responsables”

Potrerillo de Larreta ocupa una extensión territorial equivalente a un tercio de la que tiene la ciudad de Alta Gracia, pero los propietarios eligieron emplazar la cancha de golf exactamente sobre el cauce del arroyo Los Paredones, adaptando convenientemente, su recorrido, para ser el complemento perfecto de la imponente escenografía que el barrio privado ofrece para la práctica del deporte.

El arroyo Los Paredones no sólo adorna el paisaje de casi la mitad de los 18 hoyos de la cancha, además es recurso hídrico para el regado de la misma y para el consumo de sus aproximadamente 50 viviendas.

El country pretende que el uso público del arroyo en ese sector sea restringido sólo a sus invitados y por eso presentó una medida cautelar para que el cauce esté alambrado en sus accesos. El Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba decidió no seguir accediendo a esta petición.

Apareciendo en la escena pública por primera vez, los empleados del barrio privado se manifestaron domingo y lunes en la ciudad y expresaron su temor de que 300 familias queden en la calle pese a que (aún) los propietarios  del country no han anunciado ni insinuado públicamente despidos. Sin embargo, aunque el conflicto judicial enfrente a Potrerillo de Larreta con la Provincia de Córdoba, algunos empleados apuntan sus dardos al accionar del grupo Todos por Nuestros Arroyos, que reclama el cumplimiento de la ley.

¿Es responsabilidad de los vecinos que quieren tener libre acceso a los espacios públicos que la irresponsabilidad de un empresario infractor de las normas ponga en peligro sus fuentes laborales?, ¿Es responsabilidad de los 25 trabadores que mantienen la cancha de golf que la patronal no se atenga a la ley? Absolutamente no para las dos interrogantes.

Desde estas páginas acompañamos la lucha de los trabajadores que no quieren ser cómplices de las ilegalidades en que incurrieren los propietarios del barrio privado, pero temen por su futuro laboral. Sostenemos que sus derechos laborales no deberían en ningún caso entrar en conflicto con otros derechos consagrados por nuestra Constitución como lo son los de libre acceso y circulación a los espacios públicos.  El emprendimiento privado Potrerillo de Larreta debe cumplir la ley sin que esto le cueste el trabajo a nadie, esa es la responsabilidad que le toca a cualquier empresa que pretenda convivir con su comunidad.