PENSANDO...
  • beba santamaria
  • Fernando Santamaria

Alta Gracia, Sociedad

Carta: “Victoria Santamaría, tres historias, la misma…”

Con motivo de cumplirse el tercer aniversario del nacimiento y repentino fallecimiento de la beba Victoria Santamaría, por una aparente mala praxis, su padre, Fernando Santamaría envió esta carta con tres historias de estos tres años: la suya, la del hermanito de la beba y la del sistema judicial.

“Al cumplirse tres años de la vida de Victoria Santamaría, TRES HISTORIAS, LA MISMA…
Puedo decir que conozco tres historias reales de mi hermosa hijita Victoria. Las tres dicen tanta verdad en lo dulce de su corta vida, como duro y cruel de lo que queda en la realidad de su despedida de este mundo físico.
Son tantas las historias que he escuchado de personas que sufren la pérdida de un ser querido, que parece que muchos hacen honor al dicho “Mal de muchos, consuelo de tontos”, sobre todo cuando se trata de una negligencia médica, donde el comercio y la soberbia tienen una gran disputa con el Juramento Hipocrático que pierde galones a diario.
Me canse de escuchar, y sigo escuchando, que luchar contra el COLEGUISMO DE LA MEDICINA es IMPOSIBLE, y sí… algo de razón tienen, pero les cambio el imposible por DIFICIL, COMPLICADO, DURO Y PELIGROSO. Si uno ama a esa persona y conoce la historia verdadera, cuando a uno le cuentan la misma historia desde un punto de vista puro, como Victoria misma, y ve que la tercera historia que le cuentan sobre lo mismo, por muy difícil, complicado, duro y peligroso que sea que hasta imposible parece, es el fruto de no darse por vencidos; da ganas de seguir, aún sabiendo que quien los tiene que condenar quizás no va a ser objetivo por el AMIGUISMO INTERESADO de compartir hasta el mismo club en las afueras de la ciudad, DONDE TODO VALE, TODO SE CUENTA Y TODO SE MANTIENE EN SECRETO, COMO EL SAUNA DE Al Capone.


– La primera historia la cuento yo, resumiendo mucho lo que realmente fue, en formas, explicaciones, dolor y sufrimiento:
Mi hija Victoria Santamaría, murió el 12/08/2010 con dos días de vida, por la inoperancia y la desidia del Sanatorio Alta Gracia y su grupo de “profesionales”, de los cuales dos: el Pediatra Juan Pedro Fontaine y Pablo Javier Fontaine (que no es pediatra), están imputados por la Fiscalía como homicidas por negligencia médica, por no cumplir con el protocolo básico en el momento del nacimiento. El dolor y las secuelas que nos provocan la pérdida de nuestra hija son irreparables; igual que su pasado, presente y futuro, que ni ellos, ni nadie pueden devolver. No permitamos que esto continúe, que la Justicia Social, la Justicia Penal y Civil, y la Justicia Divina, les caigan con todo el peso a todos los responsables de la muerte de Victoria.

– La segunda historia la cuenta Agustín de 7 años, hermanito de Victoria que en su diario escribe:
Historia de la hermanita Victoria: Nacio y la tuvimos 1 dia. Le icimos muchos cariños. Era muy suave.
La dulzura, la inocencia y el amor por su hermanita, a la que nunca van a poder disfrutar, no tiene más historia que esa para sus hermanos, ni la tendrá…

– La tercera historia la cuenta el Sistema Judicial, y dice:
La fiscalía de la Ciudad de Alta Gracia, después de dos años de investigación, IMPUTA POR HOMICIDIO CULPOSO, considerando culpables de la muerte de Victoria Santamaría, a los Doctores: JUAN PEDRO FONTAINE Y PABLO JAVIER FONTAINE, elevando la causa a juicio. El expediente se elevó a la Cámara de Acusación para resolver la oposición que plantea la “Defensa” a esta elevación de la causa por parte de la fiscalía. La Cámara de Acusación no hizo lugar a esta oposición, fallando a favor de la imputación, y la causa se remite a un Juzgado Correccional, a fin de que se avoque a la causa el Juez que resulte sorteado, y dicte sentencia.
– Existía en este escrito una cuarta historia, pero los protagonistas solo saben decir y repetir, que “no reconocen los hechos”, y suena a consejo de abogado defensor sin argumentos.
Según la Organización Mundial de la Salud existen, al año, más de 10 millones de pacientes declarados, que en el mundo sufren Negligencia, y propone e incita a denunciar los casos de Mala Praxis médica, a fin de poder exterminar el problema de que quienes tienen que cuidar de nuestra salud no nos provoquen más daños. “INFÓRMATE, DENUNCIA, AYUDA” para que no tengamos que seguir contando historias como la de Victoria.

VICTORIA, porque tu huella es imborrable, te pido mi Ángel Hermoso que te quedes con cada niño que está por nacer. Te pido que te quedes al abrigo de cada niño enfermo para darle tranquilidad y fuerza para salir adelante en la vida que tan rápido te prohibieron, y protégelos de cada médico negligente. Te pido que intervengas ante quienes creen tener el poder de cambiar nuestro destino y que les de vergüenza comercializar con la vida de seres tan inocentes y puros como Vos. Abraza a los profesionales, que por vocación, se dejan el alma por la vida de sus pacientes. Acompaña a cada persona, que en la lucha por demostrar la inoperancia de quienes comercializan con la salud, sufre el dolor y la tristeza de enfrentarse a quienes les causaron daños por negligencia a las personas que, inocentes o por no tener opción, confiaron en ellos.
Siempre en mi corazón”.

 

FERNANDO G. SANTAMARÍA