BUENAS...
  • 934019_10201650992790954_2081255059_n

Alta Gracia, Cultura, Papel Tortuga

Papel Tortuga cumple 100 ediciones

Que la edición del 1 de octubre de 2010 de Papel Tortuga (la primera) y la noventa y nueve recojan en su portada bajo el título principal la lucha por la salud de los vecinos del Valle de Paravachasca no es casual.
Radio Tortuga está a punto de cumplir cinco años. Papel Tortuga tres. Nuestra cooperativa, la forma que nos hemos dado para organizarnos, camina hacia los cuatro años.
No fue fácil salir al ruedo con esta forma de hacer comunicación en una ciudad adormecida, llena de oportunidades invisibilizadas por el costumbrismo y el miedo a la participación convenientemente instalado desde los poderes establecidos y reforzado permanentemente por dos o tres “administradores” de la información y la palabra.
Sin embargo, así como Latinoamérica entera vive una década de movilización social, Paravachasca comenzó a demostrar síntomas del despertar del pueblo luchando por sus derechos. Aparecieron colectivos que trabajaron distintas problemáticas: abuso policial, desmonte, fumigaciones, participación juvenil, memoria, ambiente… y comunicación.
Lejos de pretendernos promotores de estos cambios en la región, “los tortugos” nos consideramos emergentes de un proceso social que en determinado momento necesitó nuevas herramientas para expresar todas estas luchas y que se conformó en un colectivo cooperativo.
Tomamos los debates que se vienen dando en toda Nuestramérica respecto al rol de los medios de comunicación social y los discutimos en nuestro vecindario. Abrimos nuestra redacción y muchas veces escribimos las páginas de Papel en conjunto con las organizaciones sociales. Intentamos ser herramienta de democratización y redistribución de la palabra.
No vendimos ni una sola palabra de nuestra línea editorial y eso, un poco, rompió con las reglas de juego establecidas. Dinosaurios y mercaderes de la noticia nos declararon la guerra abiertamente recurriendo a cuanto recurso tuvieron a mano para cerrar nuestros medios o descalificar nuestro trabajo. Sufrimos innumerables intentos de boicots de todo tipo, pero nuestra supervivencia no fue casualidad. Nos sobrepusimos a fuerza de convicción, pero el apoyo incondicional de organizaciones y vecinos de la ciudad que nos sostuvieron moral, política y económicamente, suscribiéndose al Papel o publicitando en la Radio o la Web fue vital.
Hoy sabemos que la subsistencia y el crecimiento de este proyecto están íntimamente ligados a las inquietudes del pueblo. Que mientras haya vecinos y vecinas movilizados por más igualdad, por justicia social y por una vida digna de todos y todas, Papel Tortuga seguirá siendo una herramienta a disposición para alcanzar esos fines, y esa es nuestra razón de ser.