DESPERTANDO...
  • TXNA en V congreso de culturas originarias 4
  • My beautiful picture
  • TXNA en V congreso de culturas originarias 2
  • TXNA en V congreso de culturas originarias 3

Alta Gracia, Sociedad

“Todos por Nuestros Arroyos” participó del V Encuentro de Culturas Originarias de Córdoba

El colectivo Todos por Nuestros Arroyos participó el jueves 10 de octubre, del “V Encuentro de Culturas Originarias”, desarrollado en el Centro Cultural General Paz en la ciudad de Córdoba, que orientó sus debate en torno de las “Resistencias y luchas de pueblos originarios en Latinoamérica”.

La actividad, que se extendió entre el 9 y el 11 de octubre, fue organizada por el Instituto de Culturas Aborígenes de Córdoba.

En la mesa en la que Todos por Nuestros Arroyos expuso su experiencia comunitaria y militante en Alta Gracia, también estuvieron miembros del Movimiento Campesino de Serrezuela; de barrio Alberdi de la ciudad de Córdoba, que trabajan por la protección de los bienes patrimoniales frente al avance desarrollista; también miembros de una comunidad mapuche de Neuquén; de la comunidad qom de “La Primavera” en Formosa; y de Famatina, La Rioja, donde vecinos y vecinas resisten la instalación de emprendimientos de minería a cielo abierto.

En ese marco, Pablo Catania de Todos por Nuestros Arroyos, en diálogo con el programa Llegando los Monos de la Radio Tortuga 102.7, explicó que la invitación a participar en esta mesa, responde a un reconocimiento por la lucha vecinal que el grupo viene desarrollando en la ciudad.

Catania analizó que en una mesa tan diversa, donde el eje vector era el tema de las “territorialidades de las luchas”, la importancia del trabajo de Todos por Nuestros Arroyos, tiene que ver con el reconocimiento del arroyo Chicamtoltina y sus afluentes, como legado de la tierra que hay que proteger. Y reconoció, con el resto de las experiencias narradas en la mesa, la característica común de tener que enfrentar autoridades municipales con miedo y complicidades donde media el dinero y el poder.

FOTOS: TODOS POR NUESTROS ARROYOS