DESPERTANDO...
  • Emilio Iosa
  • emilio iosa 2

La Quintana, Sociedad

Emilio Iosa de Fundación Deuda Interna, candidato a Cordobés del Año

Oriundo de José de La Quintana, preside la institución que a través de un hospital móvil, presta ayuda sanitaria a poblaciones que lo necesiten. En dialogó con PAPEL TORTUGA reveló sus sensaciones tras ser preseleccionado para alcanzar el titulo honorífico.

“La verdad es que me alegró saber de la nominación a pesar de que tengo claro que soy la cara visible de mucha gente que trabaja en Deuda Interna desde el anonimato”, señaló. “Por medio del diario se entera mucha gente del trabajo que hacemos, de las ideas que defendemos y la situación de una parte de la Argentina que permanece olvidada”.

En ese sentido, Iosa analiza la solidaridad como “un arma de doble filo”, que es nefasta cuando surge de la lástima pero que es positiva cuando surge libremente de quienes se ponen al servicio de los que tienen una necesidad. “Tratamos de que Deuda Interna se sostenga en esta idea”, argumenta.

En ese marco, Iosa, quien es médico considera fundamental la labor social unida al trabajo profesional: “Siempre digo que si la medicina moderna no es una ciencia al servicio de la justicia y la equidad entre todos los hombres se convierte en una técnica al servicio de los intereses de algunos”. Y finaliza sosteniendo que “ser médico es un acto político y es mucho mas que ser un recetario con neuronas”.

Universidad del Monte

Otro de los proyectos con los que está trabajando la Fundación es con la creación de una Universidad del Monte, dedicada a preservar y difundir la cultura y el conocimiento de los pueblos originarios. “Es tan importante saber a dónde vamos como recordar de dónde venimos”, argumenta Iosa. “Nuestro país debe ser refundado teniendo como base la idea de buen vivir planteada por los pueblos originarios”.

En ese marco, desde la Fundación sostienen que los pueblos indígenas deben ser incluídos en el “paraguas de los derechos humanos”. “Tenemos que darnos cuenta que nuestras raíces van mucho mas profundo de lo que creemos y esa profundidad cuestiona la estructura misma de un estado que atenta contra la naturaleza, contra la humanidad y contra la vida”, finaliza el médico.