HOLA...
  • Julia Elias
  • Leandro Morer (1 de 1)
  • PABLO CATANIA
  • FRENTE CÍVICO

Alta Gracia, Política

Vientos de cambio: ¿Qué dice la oposición?

Los referentes de los diversos partidos políticos con o sin representación legislativa, opinaron en PAPEL TORTUGA sobre el nuevo panorama político de la ciudad y la provincia tras la licencia de Saieg.

ENCUENTRO POR ALTA GRACIA

El partido Socialista distribuyó un comunicado conjunto con el bloque Encuentro por Alta Gracia en donde manifiestan “su preocupación por la fragmentación y los hechos de violencia institucional y social que están ocurriendo”.

“Con relación a lo acontecido en Córdoba, sostenemos la absoluta responsabilidad del Gobierno Provincial, que se suma a una serie de problemas, como el narcotráfico y la corrupción policial, los aumentos impositivos, la falta de respuesta a los reclamos de los gremios estatales, la criminalización de la pobreza (…)

En ese marco, la medida adoptada por De la Sota fue cambiar su gabinete (…) Esta situación de improvisación se refleja en nuestra ciudad, resultando preocupante la falta de discusión y participación, reflejada en las decisiones tomadas sólo por el oficialismo (…)

Instamos al Gobierno Municipal a convocar Mesas de Diálogo, donde se reúnan fuerzas sociales, económicas y políticas en la búsqueda de soluciones a los actuales problemas que afectan a todos los ciudadanos”.

LEANDRO MORER (PRESIDENTE DEL BLOQUE RADICAL)

Walter Saieg no debería irse, sino cumplir sus cuatro años de gobierno”, Yo cumpliría los cuatro años para los que me votó la gente. Vamos a ser respetuosos de las instituciones, vamos a tratar de que se hagan las cosas bien, gobierne quien gobierne.

El oficialismo está teniendo un quiebre en cuanto a problemas internos, y ese es un problema que esta tenido el justicialismo a un nivel provincial. Espero que no sea un manotazo de ahogado, que haya una planificación, que podamos llegar a 2015 con una provincia estable y con paz social.

Lo que ha pasado en estos últimos días, el tema de la policía, no puede pasar desapercibido. Tenemos que ser conscientes de que en Córdoba la paz social se perdió, hubo malas decisiones del Gobierno Provincial y estos cambios en el gabinete se deben a lo sucedido la semana pasada. Tenemos que tener presencia como oposición remarcando estas cuestiones y añorando que a todos nos vaya bien.

FRENTE CÍVICO SANTA MARÍA

Se confirmaron los rumores que, desde el mismo momento en que se autopostuló, acompañaron la candidatura de Walter Saieg a intendente de la ciudad. El “Gran Renunciador”, el que fue candidato para ser nada, una vez más declinó a sus responsabilidades.

Al que no vamos a extrañar como Intendente porque nunca estuvo, y que tampoco extrañaremos como Legislador porque nunca asumió, lo tendremos que padecer como Ministro. ¡Claro que sí!

Sólo que esta nueva “licencia”, se da en un marco de profunda crisis de representatividad del gobierno provincial. Cuando más institucionalidad se necesita, cuando hay que recomponer una cadena de mandos puesta al borde del abusmi desde el acuartelamiento de la policía, el gobernador De la Sota, desmantela la institucionalidad de seis municipios para subirlos al bote de un gobierno que hace aguas por todos lados.

Esperemos que por esta vez, aunque sea, asuma la enorme responsabilidad que se deposita en sus manos.

PABLO CATANIA (MOVIMIENTO PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL)

Nuestro intendente debería haber continuado con su mandato, pero dicha designación demuestra nuestra falta de identidad y autonomía. Seguimos siendo una ciudad satélite de una provincia que tiene un manejo del poder autoritario. Seguimos empantanados en una democracia representativa, lejana a los intereses profundos de los vecinos.

Permanece la sensación de que el Municipio es un ente distante, de casta y no como un espacio de participación ciudadana. Como vecino me asusta un poco que un gobernador envuelto en una tenebrosa trama de escándalos ligados a la corrupción y al narcotráfico tenga confianza en nuestro intendente como para ponerlo al frente del timón de un barco que se hunde por su propio peso y oscuridad, si no lo hubiera llamado estaría más tranquilo.

Tengo esperanzas en que Facundo dé un salto y tenga más apertura hacia la comunidad, es más joven y si quiere puede darle una oportunidad a la ciudad de que crezca también desde adentro, desde sus propias necesidades y problemáticas. Un gobierno abierto al diálogo y a la participación puede resolver con mucho más eficacia y dignidad los problemas de los vecinos.