PENSANDO...
  • Cantautores 2014 078

Alta Gracia, Cultura

Cantautores: Un cierre a toda música

La cuarta y última noche del 8vo Encuentro de Cantautores tuvo en sus presentaciones un sentimiento de  eclecticismo bien marcado , con músicos que llevaron al escenario del Teatro Pandora diversas formulas y matices para lograr el común resultado final: La canción en su forma pura.

 

Música para el piberio

El primer músico de la noche fue el reconocido payaso cordobés Piñon Fijo, una de las sorpresas del encuentro. Presentado como un colaborador en las sombras de la organización de los eventos de cantautores de Alta Gracia, Piñon llego al escenario cargado con su guitarra acústica para brindar un show íntimo y minimalista acompañado por su hijo en percusión y el cantante del grupo Los Sacha en los coros. Durante 40 minutos un puñado de chicos y chicas quedaron prendidos al borde del escenario aprovechando la posibilidad de ver a su ídolo bien de cerca, algo que no ocurre seguido, mientras que Piñon los deleitaba con un repertorio con canciones que rindieron homenaje a los músicos callejeros, los malabaristas y la vida del artista, así como también sus clásicos. Los pibes encantados.

Córdoba y la Alta Gracia lumpen.

La noche continúo con la incursión a escena de Enrico Barbizi, el cantautor cordobés se subió a brindar un show breve en el que despunto su catalogo de pop de canción, con dejos de folk, tango y otras hierbas.

Luego fue el turno del primer crédito local de la noche. La Lumpen, el colectivo musical formado por Pipa Martín, Gonza Romé, Agus Moral y José Platzeck en guitarras y voz y Demo y Turbo en percusión, dieron un show lleno de variete musical, pasando del folclore al cuarteto para luego caer en el candombe con gran naturalidad. Acompañados de una escenografía formada por girasoles de papel maché, sifones antiguos y regaderas  que daban una tonalidad de hipismo barrial, La Lumpen contagio a toda la gente que hacia el final siguió el ritmo del camdombe armados de palmas y maracas entregadas por un grupo de ayudantes de la banda que se encontraban entre el público. Uno de los grandes momentos de la noche.

A continuación de La Lumpen llegó el turno de Gabriela Torres, cantautora bonaerense que ha trabajado con Lito Vitale, Kevin Johansen, entre otros. Tras un comienzo accidentado por algunos problemas sonoros que le impidieron hacer uso de un arsenal de efectos preparados, Gaby tuvo que cambiar su idea de show al acústico común. No le salió nada mal, entre tangos, milongas y un gran manejo de escenario la cantante se llevó muchos aplausos y la aprobación del público.

Talento y diversión.

Raul Carnota y Daniel Maza llegaron como las grandes figuras de la noche y no defraudaron. Ambas glorias de la música popular argentina dieron un show en el que su talento quedó demostrado con creces. Tanto Maza como Carnota se divirtieron y contagiaron esa diversión al público que quedó cautivado por las habilidades musicales de ambos. El solo de bajo de Daniel Maza dejó en claro que puede ocupar el escalón de uno de los mejores bajistas del mundo al lado de Wooten, Miller y Pastorius tranquilamente.

El final de la noche quedo en manos del crédito local de los Inti Huayra. La banda demostró porque es una de las preferidas del público, entonando su folclore norteño para hacer bailar y vibrar a todo el teatro. Un cierre ideal para una noche cargada de buenos músicos y diversidad musical.