DESPERTANDO...
  • Farias cabeza

Deportes, Provincia de Córdoba

Emeterio Farías: “Vos sos el que vivís hablando boludeces”

El funcionario del Gobierno Provincial demostró que maneja información de la vida privada y familiar de un periodista de El Argentino y la utilizó al responder una entrevista. El Cispren repudia la actitud de Farías, y analiza “el tenor de los dichos”. El dirigente registra antecedentes similares.

Fuente: El Argentino (Córdoba)

Emeterio Farías, actual titular de la Agencia Córdoba Deportes, ya había mostrado su faceta bravucona en otras oportunidades. Una de ellas fue en abril del año pasado, cuando junto a uno de sus hijos, atacó a golpes de puño a un músico de cuarteto que se había acercado hasta la radio que maneja su familia. Por entonces ya integraba la lista de funcionarios de José Manuel de la Sota. Por eso no sorprendió cuando, el jueves pasado, ante una requisitoria de un periodista de El Argentino, el hombre que maneja el deporte en Córdoba respondió con una sutil intimidación:

Hola, buenas noches. ¿Con Emeterio Farías?

–Sí, con él habla.

–Que tal, Emeterio. Le habla Rodrigo Gaitán, del diario El Argentino…

–Aaaah, Gaitán… Vos sos el que vivís hablando boludeces –reaccionó Farías, y luego sugirió al redactor de deportes que cambie de sección: –Por qué no hablás del policía ese que mataron ahí en barrio Maipú…

La “sugerencia” de Emeterio tenía una intención oculta, pero a la vez clara: demostrarle a Rodrigo Gaitán, periodista de El Argentino, que “maneja” información de su familia, y en especial, que conoce el pasado delictivo del padre del periodista. ¿Con qué intención, si no la de amedrentarlo en su labor periodística?

– ¿Del policía que mataron en barrio Maipú? No sé de qué me habla– repreguntó Gaitán.

–Aaah, bueno. ¡Yo sí sé! – sentenció Emeterio. El dialogo continuó.

Ante la actitud del funcionario, el Circulo Sindical de Prensa y Comunicación de Córdoba (Cispren) se encuentra “analizando el tenor” de los dichos de Farías, para “definir qué acciones legales tomar”. En un comunicado, el órgano gremial “rechazó” el accionar del también presidente de la Liga Cordobesa de Fútbol. “Es una situación habitual. Cuando los funcionarios se sienten jaqueados por el trabajo periodístico, responden con agresiones verbales, y a veces llegan a intimidaciones, para evadir su obligación de responder. Suele suceder mucho con personajes ‘flojos de papeles’, como en este caso”, dijo Esteban Liendo, secretario Gremial del Cispren

Lo que sabe Emeterio

Emeterio Farías es el hombre fuerte del la Liga Cordobesa de Fútbol. Desde hace una década, la conduce con un estilo “símil Grondona –lo definió una fuente-. Él manda y se hace lo que él dice”. El periodista Rodrigo Gaitán publicó en el último año varios informes sobre su gestión, y preparaba uno más, cuando se comunicó con el dirigente el jueves pasado, a fin de requerirle su opinión al respecto. El 19 de diciembre pasado, Farías había tenido una reacción similar: “Si vos vivís hablando pelotudeces. Hacé lo que quieras”, dijo por teléfono, y cortó.

Pero esta vez fue más lejos. El hombre que tiene la responsabilidad de “promover el deporte como instrumento de integración social”, como afirma el sitio oficial de la Agencia Córdoba Deportes, dedicó parte de su tiempo a hurgar en la vida familiar de un periodista.

Al final de la comunicación telefónica, Gaitán volvió sobre el punto:

– Lo último que le quiero preguntar, porque me quedó la duda, es lo que mencionó al principio, sobre el policía en barrio Maipú.

Sí. Ahí mataron uno. Y yo conozco la historia porque vivo ahí cerca de barrio Pilar.

 ¿Y qué tiene que ver conmigo?

 Y bueno, fijate vos, averiguá bien.

 No, porque me suena a amenaza o quizás….

 No, no, amenaza, no, no. Pone eso alguna vez.

¿Qué quiere, que hable de mi padre?

–…

Rodrigo Gaitán también es mediocampista en la Liga que conduce Farías, y dijo sentirse sorprendido y alarmado por la reacción del dirigente. “Yo siempre lo traté con respeto. Hago mi trabajo con profesionalismo y me referí siempre a su desempeño público. No me metí en su vida personal”, manifestó. “Pero esta vez hizo referencia a un hecho delictivo del que participó mi padre. Eso ocurrió en 1996, y él ya cumplió una condena. Aunque en esa oportunidad, cabe aclarar, no murió ningún policía”, agregó Gaitán.

Fútbol y cuarteto

Aunque integra el equipo titular de funcionarios de la tercera gestión de José Manuel de la Sota, a cargo del área Deportes, el perfil público de Emeterio Farías fue siempre el de “empresario de la noche”. Su nombre está vinculado al mundo del cuarteto desde hace décadas, y desde allí se acercó al poder en los últimos años. Fue el propietario de la principal radio de difusión del género,  gestionó dos de los principales escenarios del cuarteto, y representó a una decena de las principales figuras. En ese mundillo tampoco falta quien lo recuerda como un hombre agresivo. Aunque semanas antes de asumir su cargo público dijo que se alejaba “de la noche”, el 16 de abril pasado fue denunciado por el músico José Spitale, quien dijo: “Sufrí la actitud patoteril de Emeterio Farías y su hijo”.

Perfil

¿Quién es Emeterio Farías?

Emeterio Farías fue el “dueño” de la noche cordobesa durante prácticamente el último medio siglo. Durante 47 años se dedicó a espectáculos nocturnos, en los que encaró la producción de bandas de cuartetos, y regenteó bailes. Fue el manager de las bandas de cuarteto “Ulises Bueno”, “La Banda de Carlitos”, “Chipote”, “Marcos y Hugo”, “La Fiesta”, “Jean Carlos”  y “Damián Córdoba”. También fue dueño hasta hace poco de Radio Suquía, medio a través del cual difundía las bandas que representaba y “ninguneaba” a las que no estaban bajo su influencia. A fines de 2011, el actual presidente de la Agencia Córdoba Deportes intentó dar un vuelco a su perfil y anunció su retiro de “la noche”, pero fueron sus hijos, Gustavo y Marcos, quienes se hicieron cargo de seguir manejando la mayoría de las bandas mencionadas. Otro integrante de la familia asumió la responsabilidad de conducir Radio Suquía, y de continuar la explotación de los Bailes Atenas y Superdeportivo. Al cambio de perfil le siguió, un mes después, la designación con la que lo congració el entonces recién asumido gobernador De la Sota. Así fue que de la noche a la mañana Farías pasó de ser el principal empresario de la noche cuartetera a tener a cargo todo el deporte de la provincia. Meses después de su designación, la gestión de De la Sota benefició a los negocios de espectáculos nocturnos, eximiendo del pago de  impuestos a los Ingresos Brutos, Sellos e Inmuebles a todos aquellos espectáculos musicales o artísticos que se realizan en la provincia de Córdoba.

Su paso por el fútbol

El fútbol es el antecedente deportivo que de alguna manera encontró el gobernador José Manuel De la Sota para designar a Emeterio Farías en su actual cargo. El empresario presidió el club Escuela Presidente Roca durante 20 años y fue esa su plataforma para hacerse de la presidencia de la Liga Cordobesa de Fútbol, de la cual es su máximo mandatario desde 2004. Ante su designación en la Agencia Córdoba Deportes, Farías aseguró que pediría licencia en la Liga Cordobesa, pero eso no ocurrió y el funcionario público sigue hasta el día de hoy sentándose en las reuniones de Comité Ejecutivo y siendo el hombre que toma las decisiones en el fútbol cordobés. Farías es también miembro titular del Consejo Ejecutivo de AFA, donde en las últimas elecciones ingresó como titular gracias a un “loable” gesto del presidente de la Liga Santiagueña de Fútbol, Pablo Toviggino, quien decidió renunciar a su cargo para cederlo a dirigentes con mayor edad y trayectoria en el fútbol argentino. El “generoso” Toviggino fue acusado por el Diario El Liberal, de Santiago del Estero, que en el informe Fútbol Sociedad Anónima en Santiago del Estero, lo sindica como presidente encubierto del club Instituto Deportivo Santiago (IDS), institución fundada hace pocos años en Santiago del Estero que ha tenido un crecimiento difícil de justificar, y que apunta a un modelo de fútbol gerenciado.

 

Opinión (Por Adrián Camerano, Director de El Argentino)

Quienes tienen la circunstancial suerte de usufructuar un cargo público deben ser y parecer. Aún en situaciones tensas, tirantes, incómodas, es deseable que extremen los cuidados, los modales y las palabras, en virtud de la función que les toca cumplir en la conducción del Estado. Lo anterior puede parecer una perogrullada, pero cobra vigencia simplemente  porque nada de eso ocurrió. Lo que era una requisitoria normal, de esas que a diario surgen desde una redacción cualquiera, devino en un diálogo inesperado y peligroso, por lo menos intimidante. Con esa actitud, Farías no sólo le falta el respeto al trabajador de prensa de este diario: fundamentalmente, denigra el cargo con que fue honrado, expone al gobernador de la Sota, que lo designó, y ofende a la ciudadanía toda, que le paga el sueldo.