TORTUGUEANDO...
  • blanca2

Alta Gracia, Sociedad

¡¡¡Feliz cumple de 100!!!

Blanca Azucena Ferrari cumple hoy 100 años de edad y vive hace 32 en nuestra ciudad. Mamina, como le dicen sus familiares, recibió en su casa a Papel Tortuga y entre mates y mate nos habló de su larga vida.

En compañía de una de sus hijas, una nieta, dos bisnietas y antes de responder a la entrevista Mamina disparó: “Si vas a sacarme una foto, esperá un ratito que me voy a pintar”, y con ese espíritu de alegría posó y disfrutó de cada fotografía.

Blanca nació en Córdoba el 16 de julio de 1914, doce días antes del comienzo de la prim era guerra mundial. Tiene nueve hijos, 35 nietos y 37 bisnietos. Siempre vivió en Argentina y se siente orgullosa de haber nacido y vivido toda su vida en este país.

De su infancia recuerda muy poco pero no se olvida de que era muy inquieta. “Me subía a los árboles para recoger las frutas con pantalones que las mujeres ni usaban en aquel tiempo. A veces trepaba por gusto nomás y nunca me golpee ni me caí. Mis padres no se enojaban porque yo debía evitar que las frutas cayeran al suelo y se reventaran”, cuenta.

Entre risas, rememora que en la escuela fue “muy sinvergüenza, porque por un lado me gustaba asistir porque aprendía muchas cosas, pero por el otro no porque tenía que salir de casa y caminar y a mí me gustaba andar en auto”, comentó entre risas. Además recordó que su madre le decía: “Hija sólo son cuatro cuadras, debes acostumbrarte porque ese gusto no te lo puedo dar”. Estudió piano, canto, aprendió corte de confección y le gusta la actuación, pero no se ha dedicado a ninguna de estas profesiones.

Como virtud Blanca señala que siempre hizo todo lo posible para que las cosas salgan bien y “trata de seguir haciéndolo. Siempre me ha gustado ayudar a la gente en lo que necesitan”, aunque se considera “muy terca”.

“Me gustan mucho las picadas y tomo fernet con coca, en un vaso grande. ¡Y lo que me gusta!, porque la coca sola es muy dulce para mí, entonces con un poquito de fernet como quien no quiere la cosa, de vez en cuando lo tomo y en un vaso alto”, agrega divertida. 

Leé la entrevista completa en la edición impresa de Papel Tortuga.