3 2 1...
  • inf-postal

Alta Gracia, Política

Pintura patrimonial o patrimonio pintado

La carta de un vecino al Concejo Deliberante y su difusión a través de PAPEL TORTUGA puso en agenda nuevamente el interés histórico, cultural e identitario de la ciudad y sus símbolos.

Patrimonialistas e historiadores locales se sumaron al reclamo inicial del vecino Jorge Rodríguez que hace más de dos meses presentó al legislativo municipal una nota pidiendo la puesta en valor de la obra “La Virgen Pintada”, ubicada en barrio El Golf, detrás del Parque García Lorca.

A través de otra misiva al cuerpo, Luis Rosanova, historiador y restaurador local que supo desempeñarse como Director de Cultura de la Municipalidad de Alta Gracia, pidió que se declare como Bien de Interés Cultural e Histórico a la obra.

“La obra fue realizada por los reconocidos artistas plásticos Juan Antonio Spotorno y Juan Antonio Ballester Peña, ambos dedicados al arte sacro en nuestro país y en el exterior”, afirma Rosanova en su petición.

“Ignoro por qué no se rescató semejante regalo al patrimonio cultural de la ciudad, realzando el promontorio rocoso aunque sea en un perímetro de una plazoleta e incorporándolo al Paseo de Parque García Lorca” reza el escrito presentado por Rodríguez al respecto.

“Es una lástima que este lugar haya sido desatendido durante tantos años. Aparentemente el terreno sería de un privado, pero es una pena que haya pasado tanto tiempo para reclamar por algo que es nuestro, pero estoy absolutamente a favor de recuperar este lugar”, declaró el pasado viernes en el aire de Radio Tortuga Roberto Urreta, Secretario General de la Municipalidad, similar a la postura del edil radical Roberto Brunengo.

Unos días antes el concejal oficialista Osvaldo Ledesma expresaba a Papel Tortuga sus reparos a la petición de los vecinos: “Que yo recuerde nunca fue un lugar de culto, sino que era un atractivo turístico.Habría que buscar en los archivos si esto figuraba como un lugar de reconocimiento de parte de la Municipalidad, que amerite lo que presenta el reclamo”.

En las redes sociales, el arquitecto Walter Villarreal, conocido por su interés por el patrimonio cultural respondió a esta postura explicando que “pareciera que el valor artístico y cultural sólo queda legitimado por lo religioso o la documentación oficial y que la preocupación de un grupo de vecinos sobre el destino de este enclave no fuera suficiente para demostrar un mayor interés de los funcionarios hacia el patrimonio material e intangible de Alta Gracia” y agregó que existen decenas de postales que registran esta “singular intervención artística”.

Desde el bloque del socialismo, Rodrigo Martínez confirmó que luego de informarse sobre el tema decidió acompañar la propuesta, sin embargo, se sabe, la viabilidad del proyecto depende de la voluntad del oficialismo.

La obra fue pintada en la década del 30 por Juan Antonio Spotorno y Juan Antonio Ballester, dos prestigiosos artistas con obras reconocidas tanto en nuestro país como en el exterior, que además eran amigos.

Juan Antonio Ballester Peña

Pintor, ilustrador, grabador y escenógrafo, nació en San Nicolás de los Arroyos (Prov. de Buenos Aires) el 19 de diciembre de 1895. Formó parte del Primer Grupo de Pintores Modernos y expuso regularmente desde 1928 en Amigos del Arte y en la Wagneriana. En 1932 fundó el Taller de Arte Cristiano San Cristóbal, que dirigió durante varios años y participó del recordado Convivio de los Cursos de Cultura Católica por los que pasaron relevantes figuras de la cultura nacional y del exterior, como Jacques y Raïssa Maritain. Recibió numerosas distinciones.Fue convocado al Premio Palanza en 1948 y Primer Premio de América en el II Salón de Arte Sagrado (1958). Ejerció la docencia durante dos décadas y fue interventor en la Escuela Nacional de Cerámica en 1962. El arte sacro tuvo en Ballester Peña un fino e inspirado cultor. Entre sus obras más notables pueden mencionarse las pinturas sobre piedra en el Monasterio Benedictino de Cristo Rey, de El Siambón (Tucumán); los murales en Nuestra Señora de la Paz en Pinamar (Prov. de Buenos Aires) y las pinturas en la Basílica de Santo Domingo y en la Iglesia de San Isidro Labrador, ambas de la ciudad de Buenos Aires.

Juan Antonio Spotorno

Nació en Buenos Aires y su infancia y adolescencia transcurrió en Alta Gracia.Ya adolescente regresa a su ciudad natal, donde ingresó a la Academia Nacional de Bellas Artes. Desde los 18 años su quehacer artístico se repartió entre la pintura, el grabado y las artes gráficas.Su temática abarca, principalmente, motivos religiosos, lugares y escenas de la ciudad, retratos, naturalezas muertas y paisajes que reflejan casi siempre las Sierras de Córdoba.En pintura uso el óleo , la tempera y la acuarela y diversas técnicas mixtas. Fue uno de los primeros en difundir en nuestro país, el arte de la xilografía y se dedicó también a las litografías, aguafuertes y monocopias.

Ilustró y diseño gráficamente, gran cantidad de libros en cuidadas ediciones y revistas culturales como Criterio, Número, cuadernos de Convivio, Sol y Luna. Su profunda fe cristiana, signo su obra. Integró y fundó el grupo CONVIVIO con su amigo Ballester Peña.Además es autor del último rediseño del escudo de la ciudad de Buenos Aires. Sus obras se encuentran en Museos Argentinos y en el Exterior.

Texto: Sebastián Gualda

Foto: Walter Villarreal- Postal del dibujo original.