TIC TAC...
  • norma ledesma-1

Alta Gracia, Sucesos

“Mi hijo desde el cielo destapó todo en la policía”

El pasado 7 de septiembre se cumplió un año desde que el cuerpo del oficial de Drogas Peligrosas fuera encontrado sin vida en cercanías de Valle Alegre. En un encuentro con su madre, Norma Ledesma nos cuenta acerca del hecho que cambió para siempre su forma de vida.

Con una sonrisa en la cara pero con los ojos con lágrimas, Norma nos abre la puerta de su casa y al mismo tiempo se remonta un año hacia atrás, no sin antes sentirse agobiada por hacerlo nuevamente. Acostumbrada a las cámaras y los micrófonos la madre de Juan Antonio Alós, encontrado muerto a bordo de un Renault Clio en la madrugada del 7 de septiembre, mantiene en pie su pedido de “justicia” y recuerda con mucho cariño a su “hijo ejemplar”.

“Yo me enteré por Guillermo Andino, que empezó a dar nombres, así que lo llamé a mi hijo y le conté lo que estaban pasando en televisión, a lo que él me contestó ‘que no sabia nada’. Están nombrando a toda la gente de Drogas Peligrosas, con apellidos y todo, le digo”. Así comenzaron los turbulentos días de septiembre. Una madre sorprendida por lo que se decía en los canales televisivos y un efectivo policial que “comienza a sentir miedo”, según manifestó Norma.

De la misma forma en que en una historia se pasa del nudo al descenlance, Norma convierte en llanto ese nudo en la garganta que la incomoda desde el inicio de la entrevista. “Mirá mamá, cualquier cosa que me pase, porque yo los voy a denunciar, va ha venir una avioneta, lo que llamaron Operativo Alós, con 400 kilos de marihuana, 200 son para Viarnes y 200 para la Provincia”, afirma Norma en relación al último diálogo que mantiene con su hijo.

¿Cómo fueron ese 6 y 7 de septiembre?

“Ese día (6/09) él me habla por teléfono, me dice: ‘Mamá ¿Cómo estás? ¿Fuiste al médico?’. Yo lo noté bien, viste que una madre siempre se da cuanta por la forma de hablar como esta su hijo. Después mi nuera, a las seis de la tarde habla con él. ‘Voy llegando le dice, le llevo caramelo a las niñas’. A la media hora no llega y Roxana entra a llamarlo y le da el buzón. Me llama a mí para preguntarme si estaba acá en casa, pero yo no sabia nada de él. (…) Ya eran la una de la mañana y me acosté. Al otro día me levante como si no hubiera pasado nada y empezaron a llegar compañeras de mi hijo que no veía hace mucho, después vino un amigo pero no me llamaba la atención. Cuando empezaron a llegar familiares, que habían estado en casa de Roxana porque no se animaban a venir para acá, me doy cuenta que pasó algo.”

Es aquí donde Norma no resiste más y se quiebra en llanto. Luego continúa: “Me dice mi sobrina: ‘el Antonio tuvo un accidente’. No, le digo, lo mataron. Nunca lo pensé, él me lo estaba diciendo y yo no le entendí. Él me decía de la avioneta y para mi tenia miedo de que le hicieran algo”. Entre lágrimas, Norma lamenta no haberse dado cuenta de lo que Juan quería transmitirle. Según sus percepciones, su hijo “estaba tranquilo pero con miedo”.

Para tomarnos un tiempo, propongo hacer un flashback ¿Cómo era Juan Alós fuera de su trabajo?

De los 8 años vivimos acá. A mi no me gustaba que entre en la Policía pero a mi marido sí. En ese momento se ganaba bien en la policía y la jubilación era muy buena. Fue el Comisario Mayor Vigo quien le enseño todo, como tenia que ser. El era un chico muy inteligente, estaba acostumbrado a los valores de la casa, que no sacara nada, que no robara. Cuando mi marido falleció, Juan estuvo todo el tiempo a su lado. Él fallece en junio, tres meses antes de que le pase esto a mi hijo. Decí que mi marido falleció antes porque sino no sé que hubiera hecho. (…)

El a su papá le dijo que iba a llegar hasta comisario. Pero se cruza en el camino Sosa (Rafael Sosa, exdirector de Lucha contra el Narcotráfico), lo peor que había, ha hecho de todo este ssinvergüenzay paso lo que pasó. Los vecinos lo querían mucho, siempre cuando alguien necesitaba estaba presente. Acá todos lo querían porque era un chico correcto. Dejó tres nenitas, la más chiquita no había nacido todavía.

Con la causa en el fuero federal, ¿Qué opinión le merece el accionar del fiscal federal Enrique Senestrari?

Pienso que es una excelente persona. Cuando lo vi, Senestrari me dijo: ‘Mire Norma, yo a su hijo lo conozco de años. Él siempre me entregó la droga de forma transparente, muy limpio, un chico correcto’. ¿Por qué te creés que agarró el caso?-me interpela-, si él veía que mi hijo estaba metido en esto, no lo agarra. Senestrari lo apreciaba mucho a mi hijo, me dijo también que está triste por la nenas.

Luego de haberlo encontrado sin vida, ¿Creyó estar a estas alturas aún con el proceso de investigación?

No creía que iba a tener este proceso pero doy gracias a Dios porque se va a destapar todo. Mi hijo desde arriba se va a hacer justicia él mismo. Lo único que quería es que limpiaran su nombre. Mi hijo desde el cielo destapó todo en la policía. Hasta el gobernador es una mala persona, se hace el que no sabe nada, ni lo nombra a Sosa y son así (junta los dedos haciendo alusión a que tienen una relación muy cercana). Varios de alta curnia que estaban en la policía ya cayeron.

¿Aún tiene fuerzas para seguir adelante?

Ellos se creían que nos íbamos a quedar como que no pasó nada, pero no, nosotros vamos a llegar hasta las últimas consecuencias. Y la van a pagar, en algún momento la van a pagar.

Mezcla de bronca y tristeza en los ojos de la madre de Juan Antonio Alós, la entrevista concluye. Norma Alós quita los ojos del grabador, se acerca a la puerta de la heladera, toma un dibujo y enfatiza: “Este dibujo lo hizo una de mis nietas, dibujo a toda su familia y también dibujo una lágrima por su papá”.