Cargando...
  • tapas

Cultura, Papel Tortuga, Política, Sociedad

Editorial: Cumpleaños feliz

Radio Tortuga cumple siete años, Papel Tortuga cinco y 200 ediciones.

Como esos años en el que el cumple llega sin tiempo de organizar nada especial se nos amontonaron los aniversarios frente a la torta.

Con las velitas ya encendidas y los invitados cantando el feliz cumpleaños con la melodía del payaso Plin Plin, nos llenamos de imágenes de nuestro derrotero sin lograr escapar del lugar común de sentir que “nos parece que fue ayer” cuando llenos de ilusión transformadora decidimos un 14 de octubre de hace siete años abrir los micrófonos de Radio Tortuga y desparramar sobre el Valle de Paravachasca las voces de las luchas que hacía rato pedían aire libre sin encontrar espacio suficiente en los medios de comunicación de una ciudad demasiado preocupada por no alterar el (des)equilibrio de poder reinante en la región.

Con el nacimiento de la Radio, la elección de construir de manera cooperativa y la posterior aparición de Papel Tortuga hace cinco años, pusimos nuestros medios a disposición de los proyectos colectivos y de las organizaciones sociales de la región sin medias tintas y seguimos en el mismo camino, sin disimular que no somos neutrales ante la violación de los derechos de nuestros vecinos y vecinas, lo que incomoda a más de uno pero hace de nuestro ejercicio del periodismo más que una marca, un compromiso y la razón de ejercerlo.

Y causalmente, no casualmente, el periódico que usted tiene en sus manos cumple 200 ediciones. Si hiciera falta prueba de coherencia, ofrecemos la portada de nuestro primer Papel Tortuga, cuyo tema de la tapa de entonces puede verse reflejado en las páginas de hoy, parados en la misma vereda y avanzando junto a nuestra comunidad que, gracias a la organización, en materia de restricciones a los agrotóxicos en beneficio de la salud viene ganando una batalla tras otra.

Así llegamos hasta acá, por aquí queremos seguir, conscientes de que queda mucho por mejorar y crecer, seguros del camino que elegimos transitar, más largo, pedregoso, pero acompañados de nuestros vecinos, al servicio de sus luchas cotidianas que buscan en el horizonte una Paravachasca más justa.