COMING SOON...
  • Facundo Trotta y Lyllan Luque en el Colegio de Abogados AG 05
  • Facundo Trotta y Lyllan Luque en el Colegio de Abogados AG 02
  • Facundo Trotta y Lyllan Luque en el Colegio de Abogados AG 10

Alta Gracia, Política

El fiscal Trotta y la abogada Lyllan Luque repasaron la sentencia de la Megacausa La Perla

Ante un colmado auditorio del Colegio de Abogados de Alta Gracia, la noche del miércoles 12 de abril, el fiscal de Cámara Facundo Trotta y la abogada Lyllan Luque analizaron la trascendencia de la sentencia de la Megacausa La Perla y abordaron críticamente los desafíos que se abrieron con ella. Además, recordaron con sentidas anécdotas la integridad humana y militante de Emi D’Ambra, enorme luchadora por los Derechos Humanos, fallecida el 7 de marzo pasado en la ciudad.

“…se juzgaron delitos que nunca habían sido objetos de un juzgamiento, como fueron los abusos sexuales, los abusos deshonestos y las violaciones que se cometieron en 1975, el robo de bebés y por primera vez se juzgaron usurpaciones y delitos contra la propiedad, que tampoco eran considerados hasta ahora como parte de un plan sistemático y como crímenes de lesa humanidad”. Facundo Trotta

La actividad dio inicio cerca de las 21 con la proyección de dos breves vídeos: el primero, que recordaba a Emi D’Ambra en múltiples imágenes con la emocionada voz de Toto López en una carta de homenaje y despedida; y el segundo, que repasaba a modo de video clip, algunos datos de la Megacausa La Perla.

Acto seguido, tras una presentación de la actividad por parte del presidente del Colegio de Abogados, Flavio Molgara, y de la promotora de la actividad, Blanca Barreiro, se anunció que Claudio Orosz, querellante en la Megacausa La Perla e invitado a esta iniciativa, estaría ausente por un problema personal.

Sentencia trascendental

Facundo Trotta fue entonces quien inició la charla con una exposición que en poco más de 25 minutos, puso el foco en destacar que este proceso judicial que duró tres años y ocho meses (entre diciembre de 2012 y agosto de 2016), por la cantidad de acusados, víctimas, hechos y testigos, abordó la “represión ilegal” como antes no se había logrado en la Provincia, ya que los juicios anteriores, aunque imprescindibles, habían aportado fragmentos a la reconstrucción de la historia y el juzgamiento de los responsables.
Trotta también destacó que en esta megacausa “por primera vez en Córdoba, además de juzgarse la privación ilegítima de la libertad, los secuestros, los tormentos y los homicidios, se juzgaron delitos que nunca habían sido objetos de un juzgamiento, como fueron los abusos sexuales, los abusos deshonestos y las violaciones que se cometieron en 1975, el robo de bebés y por primera vez se juzgaron usurpaciones y delitos contra la propiedad, que tampoco eran considerados hasta ahora como parte de un plan sistemático y como crímenes de lesa humanidad”.

“A estos señores que decían sostener un estilo de vida occidental y cristiano, además de genocidas, ahora se los puede llamar ladrones y violadores”. Lyllan Luque

Trotta celebró la sentencia del Tribunal Oral Federal número 1 del 25 de agosto de 2016 y destacó la presencia de diez mil personas en la calle, defendiendo esta conquista del Estado de Derecho, más se manifestó crítico con la decisión del Tribunal de considerar como “terrorismo de Estado” sólo los hechos ocurridos a partir del 24 de marzo de 1976, negando esta categoría para los perpetrados entre 1974 y 1975 en la Provincia.

Una deuda pendiente

A su turno, Lyllan Luque, quien ofició de querellante en la Megacausa La Perla, agradeció la posibilidad de compartir esta charla en “la tierra de Emi” y, enfática, subrayó lo que dejó en evidencia esta sentencia: “No solamente dijo que (los represores) secuestraban, que torturaban y que mataban, que era algo que era público; sino que también dijo esa sentencia que robaban, usurpaban y violaban; y eso es grosso. A estos señores que decían sostener un estilo de vida occidental y cristiano, además de genocidas, ahora se los puede llamar ladrones y violadores”.
Acto seguido, Luque manifestó: “Voy a hacer la gran Emi porque voy a seguir exigiendo”. Y amparándose en la idea de que “las causas de Lesa Humanidad tienen que elevar los estándares de los Derechos Humanos”, dijo que pese a celebrar la sentencia, se queda con un sabor amargo por la incapacidad de la Justicia de abordar los delitos de violencia sexual.


“Desde el Juicio a las Juntas en 1985, estamos en deuda con las mujeres víctimas de violencia de género en los campos de concentración. Estar detenida desaparecida, ser torturada y ser mujer venía de la mano con ser violada y toqueteada. Si bien desde el Juicio a las Juntas, algunas de las víctimas han podido hablar, el sistema administrativo de Justicia y los operadores no hemos logrado construir canales para receptar lo que las mujeres tienen para decir. No hemos aggiornado procedimientos para que esto sea posible. Estos también son delitos de lesa humanidad”, afirmó categórica, concluyendo que el abordaje de estos temas en los procesos judiciales de lesa humanidad en nuestro país “sigue siendo una deuda pendiente”.

Emi

Finalmente, ante el nutrido auditorio, entre los cuales, además de abogados, militantes políticos y sociales, ex presos y referentes de Derechos Humanos, había familiares de Emi D’Ambra; Lyllan Luque celebró que esta histórica referente de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, madre de Carlos Alberto “Nona” D’Ambra, desaparecido víctima del accionar represivo en nuestra provincia y cuya historia se juzgó en esta Megacausa, “se haya ido después de escuchar la sentencia”.