3 2 1...
  • WhatsApp Image 2017-05-10 at 18.12.35

Nacionales, Política, Sociedad

No nos merecemos el 2×1 a genocidas

*Por Adrian Camerano. Periodista. Secretario de Derechos Humanos de Tierra del Fuego (2007-2009)

Ni los sobrevivientes ni las Abuelas. Ni las Madres ni los HIJOS. Ni los maestros, ni los obreros. Ni mis hijos, que ponen cara de “ufa, otra marcha más”, pero que se suman con ganas cuando se les explica que puede que los genocidas vuelvan a estar sueltos. Ni el verdulero, aunque su cotidianeidad pase por otro lado. Ni los vecinos, aunque a veces la convivencia no sea fácil. Ni siquiera el presidente Macri, aunque intente llevar agua al molino punitivo y diga que siempre estuvo en contra del 2×1, como si todo delito fuera igual.

En fin, como sociedad toda no nos merecemos que Menéndez, Antón, Yanicelli, López, Díaz y tantos otros vuelvan a las calles. No nos merecemos este fallo cortesano que intenta aplicar beneficios a los condenados por delitos de lesa humanidad, y que reculó –y va a seguir reculando- por el repudio popular.

En tiempos donde las redes virtuales lo invaden todo y hasta pueden convertirse a algo parecido a la participación,

“en tiempos donde nadie escucha a nadie
en tiempos donde todos contra todos
en tiempos egoístas y mezquinos”

canta Fito Páez.

En estos tiempos, digo, miles de cordobeses pusieron el cuerpo para ponerle un freno a lo no merecido. Y en esa, nuestra marcha, sobrevoló un fantasma. Un recuerdo de los 90, cuando los compañeros del centro de estudiantes nos informaron de una palabrita, nueva para nosotros: Indulto. Antes, también supimos de otras: “Obediencia Debida” y “Punto Final”. Acompañadas todas de otras teorías extravagantes, también puestas en palabras: “Reconciliación”, “Memoria Completa”, “Guerra sucia”.

En ese contexto que ahora amenaza volver nos criamos. Luego nos pareció sueño ver a los represores presos, aunque no todos, y reclamamos lo que falta: avanzar sobre las complicidades civiles, económicas y eclesiásticas, encarcelar a los represores que siguen sueltos. No bajamos esa bandera. Pero ahora, lo urgente. No al 2×1 para ustedes, otrora soberbios amos de la vida y la muerte.

No. Simplemente porque no lo merecemos.