TIC TAC...
  • ASOMA . Asociación de Músicos de Alta Gracia 01
  • ASOMA . Asociación de Músicos de Alta Gracia 02

Cultura

Asoma la cabeza una organización abierta de músicos de Alta Gracia y la región

La tarde del sábado 17 de febrero, en el patio del Cañito Cultural, se reunió por primera vez ASOMA, la Asociación de Músicos de Alta Gracia. Se trata de una iniciativa que pretende generar estrategias para unir y empoderar a los artistas locales frente al Estado y los privados, en procura de mejores condiciones para trabajar y expresarse.

Según cuentan a diariotortuga.com, la idea de esta primera reunión devino a partir de algunas amargas experiencias que empezaron a compartir músicos locales en diálogos espontáneos y que abrieron la puerta a pensar cuánto podría mejorarse si esa conversación se volvía más amplia e integraba al resto de las voces. El detonante para la concreción de este primer encuentro fue la denuncia pública del grupo FORJHA por maltratos de parte de la Comisión Organizadora del Encuentro de Colectividades y la masiva adhesión de muchos colegas, quienes también hicieron públicas sus experiencias en ése y otros eventos.

De la primera reunión, participaron integrantes de unos seis grupos y solistas, que acordaron una segunda para el domingo 25 a las 18, nuevamente en Cañito Cultural, sito en Cañito 100 esquina Tupac Amaru.

El rol del Estado

Más espacios para que los músicos puedan expresarse, con condiciones y remuneraciones dignas, es uno de los puntos principales que emergió como objetivo en la reunión. Y particularmente se apuntó a la responsabilidad del Estado municipal en este sentido, haciendo referencia a que en los eventos públicos en los que se invita a los artistas locales, debe haber una compensación económica y cambiar la lógica que lleva a pensar en que con la sola invitación, se le hace un favor al artista.

A su vez, también se habló de la importancia de que el Estado transparente las convocatorias para participar de los eventos de la ciudad, “para que todos tengan la oportunidad de tocar”; priorizándose a los artistas locales.

Solidaridad entre colegas

También se pensó que entre los músicos se podían generar talleres que alienten a quienes hagan música en la ciudad, brindando información y formación, con el objetivo de nutrir de herramientas y dar a conocer los Derechos que amparan a un artista. De esta manera, se podría ir logrando que la ciudad los respete, valore y acompañe como trabajadores.

El fomento de los artistas por parte del Estado, la realización de un festival de bandas, la solidaridad entre los mismos artistas para sostener las fechas y difundir los materiales, asomaron como puntos a profundizar en las siguientes reuniones y como elementos fundamentales para el desarrollo de ASOMA.

Asimismo, acordaron que se puedan sumar músicos tanto de Alta Gracia como de comunas vecinas y que no se limite la invitación a bandas de rock, sino que la convocatoria sea sin distinción de estilos. Incluso, abriendo el juego a aquellos músicos que tengan banda o no, solistas, que circunstancialmente estén tocando o no.