CARGANDO...
  • Ronda de la Memoria 2018 A
  • Ronda de la Memoria 2018 B
  • Ronda de la Memoria 2018 C
  • Ronda de la Memoria 2018 D
  • Ronda de la Memoria 2018 E

Sociedad

Unas 300 personas homenajearon a Emi y Charo D’Ambra en Alta Gracia

El jueves 15 de marzo, Alta Gracia homenajeó a Emi y Charo D’Ambra con una multitudinaria quinta edición de su Ronda de la Memoria en la Plaza Solares. La titular de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba, Sonia Torres, y el abogado en juicios de lesa humanidad, Claudio Orosz, fueron algunas de las figuras que dijeron presente.

Unos quince minutos antes de las 19, dio inicio la Ronda en el centro de la Plaza Solares, encabezada por familiares de Emilia Villares de D’Ambra, Emi, y Santiago D’Ambra, Charo. Ante la inusual cantidad de gente (se estima que unas 300, por lo menos), la Ronda se salió de su recorrido habitual y bajó por la calle España hasta Lozada, desde donde subió en diagonal nuevamente hacia el centro. Compacta y extensa, dio tres vueltas.

Desde la ciudad de Córdoba, la Mesa de Trabajo Provincial por los Derechos Humanos, Abuelas de Plaza de Mayo, Ex Presos Políticos por la Patria Grande, H.I.J.O.S. y Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, dijeron presente. De Alta Gracia, una multitud de vecinas y vecinos se acercó a participar.

La Plaza, desde temprano, se hallaba poblada de pañuelos blancos.

Palabras armadas de Memorias

Con la multitud ubicada en el centro de la Plaza, se sucedieron encendidos discursos que recordaron a Emi y Charo, a sus hijos Carlos y Alicia, ambos desaparecidos en 1976, y a la militancia que desarrollaron en Derechos Humanos, que impuso una marca y dejó un legado imborrable.

En primer término, Gustavo Tissera, en representación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas de Córdoba, la organización que presidió Emi hasta su partida física, obsequió un pañuelo blanco al Colectivo Paravachasca por la Memoria.

Acto seguido fue el turno de Silvia Di Toffino, de la agrupación H.I.J.O.S. de Córdoba, quien recordó a Emi y Charo como dos de los “viejos” que a mediados de los años 90 les abrieron las puertas del local de Familiares para que empezaran a reunirse los hijos de desaparecidos, y les alentaron a organizarse.

Alejandra Vidosa, en representación de abogadas y abogados de Alta Gracia comprometidos con los Derechos Humanos, leyó un poema; y jóvenes autoproclamados “Los Hijos de la Asamblea”, compartieron un emotivo texto en el que situaron a Emi y Charo como ejemplos de militancia en quienes se inspiran para sostener la demanda de Memoria, Verdad y Justicia.

Betty Argañaraz, de Familiares, compartió un texto que aparece leído por el actor Toto López en un vídeo que esta agrupación hizo público el año pasado para homenajear a Emi, días después de su partida física.

Un profundo “Presente” para Emi, Charo y los 30 mil, entre puños en alto y dedos en V, retumbó como el temblor que se percibiría una hora después en esta ciudad a la que le costó tantos años hacerse cargo de sus desaparecidos.

Canciones para no olvidar

El Ensamble de Cuerdas, con tres de sus miembros interpretó dos canciones. Para la segunda, “Canción de Alicia en el país”, de Serú Girán, repartieron las letras entre la gente, que la acompañó de modo coral.

El cierre de la actividad estuvo a cargo del coro de la agrupación de Ex Presos Políticos por la Patria Grande, del cual Emi se manifestaba su primera fan. “Como la cigarra” y “Canción con todos” fueron no sólo muy aplaudidas, sino también acompañadas por los presentes, que demandaron otra. Con los micrófonos apagados, entre la gente interpretaron aquel mantra revolucionario de los años 70, “El pueblo unido jamás será vencido”, en una ronda de la que participaron muchos de los presentes.

Presente y futuro

La demanda de cárcel común para los criminales de lesa humanidad, en especial para Carlos Alberto “HB” Díaz, genocida local, y la promesa de escraches si esto no ocurre; la adhesión solidaria al reclamo de Justicia por la militante feminista y de los Derechos Humanos brasileña Marielle Franco, asesinada un día antes en el vecino país; y el anuncio de las actividades que siguen nutriendo de Memoria a Alta Gracia con las dos charlas en la Casa de la Cultura, el 19 y el 21, y la marcha del 24, coronaron una jornada que se cerró entre abrazos sentidos y emocionados, y sonrisas de satisfacción, ante tan inédito y multitudinario homenaje.