Cargando...
  • Megafono Juvenil en Audiencia Publica Servicios Comunicacion Audiovisual 02
  • Megafono Juvenil en Audiencia Publica Servicios Comunicacion Audiovisual 01

Sociedad

Megáfono Juvenil: “Los grandes medios nos estigmatizan, creando una falsa imagen sobre los y las jóvenes”

En la audiencia pública de Servicios de Comunicación Audiovisual, celebrada el viernes 13 en la sede de UEPC, en la ciudad de Córdoba, Megáfono Juvenil, programa que se emite por la Radio Tortuga 102.7, tomó la palabra para destacar la importancia de visibilizar a los “jóvenes organizados y comprometidos con la realidad social, cultural y política”.

Megáfono Juvenil se emite semanalmente los miércoles, entre las 19 y las 21. A continuación, se reproduce completa la intervención de Valentina Garbarino, en representación de este espacio radial comunitario:

Somos Megáfono Juvenil, proyecto radiofónico integrado por jóvenes de todo Córdoba, que se emite por Radio Tortuga, de la ciudad de Alta Gracia. Creemos necesario compartir que nuestro proyecto nace de la necesidad de amplificar nuestras voces y visibilizarnos como jóvenes organizados y comprometidos con la realidad social, cultural y política en la que estamos insertos.

Desde esta perspectiva, entendemos que los medios de comunicación hegemónicos imponen una imagen de los jóvenes como sujetos de violencia o de riesgo donde la figura central en las noticias son hechos delictivos. 8 de cada 10 noticias nos muestran como delincuentes y el 60% en las que nos nombran somos parte de la sección de policiales mostrando a una juventud que comete faltas con la ley que además son de barrios marginados, según un informe de Crisol proyecto sociales, donde se analizaron 156 noticias de diario Clarín, La Nación, Página 12, Diario Popular y Crónica.

Sin embargo cuando uno/a ve los delitos en el marco sociedad sólo el 3,2 son cometidos por jóvenes.

Los grandes medios nos estigmatizan creando una falsa imagen sobre los y las jóvenes en general, estos medios son formadores de una opinión pública que nos expone no sólo como criminales sino también como pibes/as sin compromiso donde no estudiamos ni trabajamos y que lo único que hacemos es generar conflicto creando finalmente una imagen de violencia cuando se piensa en los jóvenes y no propiciando a pensar a la juventud como un actor político y sujeto de transformación social.

Vivimos en carne propia la organización de nuestra generación, somos parte del proceso que vino y está rompiendo los paradigmas en los que nos encasillan, lo vemos cuando nos juntamos más de 400 compañeros y compañeras en un encuentro provincial de estudiantes secundarios o cuando ocupamos las calles gritando por memoria verdad y justicia y así también hoy acá hablando, en cada una de las actividades donde somos protagonistas transformando no vemos a los medios de comunicación masivos haciendo cobertura ni mostrándonos. Es una decisión política invisibilizar nuestras acciones, no es casual. Cada vez que pedimos un lugar se nos niega, hoy vende la criminalización y no los y las pibes discutiendo la realidad, quieren vaciarnos de contenido. Pero ¿donde esta el estado garantizándonos nuestro derecho a la comunicación? Esa es la pregunta que atraviesa y por la cual estamos acá.

Por eso creemos que es necesario efectivizar nuestra participación dentro de los medios masivos a través del cumplimiento de la ley de servicios de comunicación audiovisual, así como dentro de los medios comunitarios que hoy son los que más sufren la pérdida de herramientas y derechos en materia de comunicación, pero que nos permiten tener un espacio en donde los y las jóvenes seamos quienes compartan y debatan sobre la juventud actual, ya que quien mejor que nosotros a la hora de hablar sobre lo que nos atraviesa.

Hoy lo que proponemos es un desafío, en donde tenemos que replantearnos las prácticas cotidianas, pensando la comunicación como un factor fundamental de la sociedad en la que los y las jóvenes debemos estar inmersos en pos de garantizar el acceso a nuestro derecho, el derecho de todas y todos que nos ni más ni menos que el de la Comunicación, el derecho a ser escuchados como eje principal del fortalecimiento de la democracia. Sin la voz de los y las pibas no podemos hablar de medios democráticos.

Asumamos ese desafío, los y las jóvenes estamos haciendo historia.