Cargando...
  • Gesto Solidario es reconocido en el Concejo Deliberante 01
  • Gesto Solidario es reconocido en el Concejo Deliberante 02

Sociedad

Reconocieron a la organización “Gesto Solidario” por su trabajo comunitario

El Concejo Deliberante reconoció con una declaración de institución destacada a “Gesto solidario”, una comunidad de jóvenes que en torno de las parroquias de Fátima y el Buen Pastor, ayudan desde hace más de cinco años a familias en situación de vulnerabilidad de los barrios Parque Virrey y 1° de Mayo, con la construcción, mejoras y ampliaciones de sus viviendas.

El cura Leandro Arias y Aylén Porto, ambos integrantes de esta comunidad, explicaron, en diálogo con Radio Tortuga 102.7 que el origen de la iniciativa “surge de un espacio comunitario” que brindaban las parroquias y que de manera plural, integrando a personas de “otros credos y otros procesos de fé”, ha venido creciendo.

La organización se aboca a la realización de un “gesto” por año, que se decide al finalizar el anterior y fruto de continuas charlas y visitas que los jóvenes realizan a las familias de los barrios Parque Virrey y 1° de Mayo. “Intentamos desde la construcción generar un vínculo amistoso con las familias, compartir nuestros dones y nutrirnos de sus riquezas, hacer un vínculo para ponernos al servicio”, apuntó Arias.

Este año están trabajando en la construcción de una habitación y un baño para una vecina, desde los cimientos y hasta el techo. “Algunos chicos tienen más experiencia en la construcción que otros”, explicó Porto, quien sin embargo destacó la voluntad de cada participante de aprender para poder colaborar. Además, también cuentan con una arquitecta que aporta su mirada profesional.

“Cuando termina un gesto, acompañando a una familia en la construcción de una casa, nos damos el tiempo para visitar el barrio, conocer nuevas familias; no miramos solamente la chapa, la madera, el nylon que tengan las casitas, queremos hablar con las familias y escucharlas”, afirmó el sacerdote, reconociendo que se trata de una tarea humilde y modesta, que puede ayudar a una familia por vez.

Aylén Porto agregó que, merced a la experiencia en la organización, observa que estas familias, amén de las necesidades materiales, necesitan ser escuchadas, ser vistas y tenidas en cuenta. “A veces llegamos al barrio, que recibe muchos prejuicios y miradas de sospecha, y es la respuesta del gesto lo principal, la realidad nos va marcando el gesto y no al revés”, concluye Arias.