Cargando...
  • HORA LIBRE

Sociedad, Sucesos

Escrache Público al organizador del Encuentro de Cantautores por acoso sexual y laboral

El comerciante de la librería Hora Libre y organizador del XIII Encuentro de Cantautores de Alta Gracia, Adolfo Barrera, fue escrachado y denunciado públicamente en las redes sociales por más de 15 testimonios anónimos de mujeres, que se animaron a relatar en primera persona, diferentes pero similares situaciones de acoso sexual y laboral.

A raíz de ésto, se conformó la Colectiva Anónima de Mujeres de Paravachasca, para apoyar y acompañar a las víctimas de violencia machista. A través de un comunicado expresaron la necesidad de que la sociedad en su conjunto se posicione a favor de las mujeres que durante muchos años fueron desestimadas y señaladas por no presentar pruebas suficientes que demuestren la responsabilidad de Adolfo Barrera.

A su vez, dejan en claro, la importancia de creerles a quienes sufrieron éstos abusos de poder, como una decisión política más allá del método del escrache anónimo, que intenta resguardar a las víctimas de futuras represalias y alertar a cientos de mujeres a verse expuestas a posibles futuras prácticas aberrantes.

ADHESIÓN DE LOS ARTISTXS

Muchos artistxs de la ciudad de Córdoba, Alta Gracia y alrededores que iban a participar del Encuentro decidieron adherirse al comunicado del colectivo, publicar su propio comunicado apoyando a las víctimas y no presentarse al evento.

CANCELACIÓN DE CANTAUTORES 

A través de un comunicado oficial publicado en las redes sociales por el Encuentro de Cantautores y sin dar mayores explicaciones por parte del organizador, el comunicado expresa: “Todas las personas que han comprado sus entradas anticipadas pueden recuperar su dinero en Librería Hora Libre de Alta Gracia de 11 a 13 y de 19 a 21, en Urquiza 27, y en Rubén Libros de Córdoba en Dean Funes 163. Agradecemos y pedimos las disculpas por las molestias ocasionadas”.

TESTIMONIOS EN PRIMERA PERSONA

Más de 15 mujeres durante años por miedo, vergüenza o simplemente porque no podían hablar hoy pudieron decir basta y hacer publicas sus vivencias, sobre el acoso o agresión sexual que sufrieron por parte de Adolfo Barrera.

Testimonio 1:

“Hablando de un libro cualquiera, me dice que ‘lindas tetitas’. ¿Tenés puesta una tanguita? La incomodidad de escribir esto, no se acerca a la de los 25 segundos que tardó en hacer estos comentarios. No es necesario, es ofensivo.”

Testimonio 2:

“Siempre me puso incómoda a mí y a mis amigas, dándonos besos asquerosos en el cachete o agarrándonos de la cintura.”

Testimonio 3:

“Fui a la librería un día y estaba usando una remera manga corta donde se me podía ver un tatuaje nuevo que tenía en el brazo. No sé qué estaba hablando con él, pero, de la nada me pregunta si lo podía ver mejor, agarra mi brazo, a lo cual no le dije que “no” en principio, pero luego su contacto fue tan desagradable porque mientras me decía “qué lindo” me lo acariciaba. Yo en ese momento no pude reaccionar. Me daba cuenta que era toda una excusa para poder toquetearme, pero me tomó tan de sorpresa que me quedé quieta. No es testimonio tan fuerte como otros, pero me parece relevante porque yo me di cuenta que la actitud del tipo era lasciva.”

Testimonio 4:

“Les pidió a unas amigas que eran pareja que se besaran al frente de él para calentarse”.

Testimonio 5:

“Todas las tardes trabajaba en la librería. Abría yo a las 16:00 y 16:30 llegaba él para organizar los talleres. Lo que él hacía era buscar letras de canciones que tenía de otros años para fotocopiar en esa media hora hasta que se iba a sacar fotocopias.

Empezaba el acoso: él me proponía hacer juegos de preguntas y respuestas y si no contestaba tenía una prenda, por supuesto que las preguntas eran siempre obscenas y las prendas ni hablar, mientras él me rogaba que jugará se sentaba en una escalerita que había para una especie de tobogán, ponía sus manos (en forma de rezo) entre sus piernas y se frotaba mientras me hablaba excitado ansioso para que yo jugara, por supuesto que me negaba y él más se excitaba. Yo trataba de que se le hiciera tarde para las fotocopias… Pero un día en medio de toda esa situación entró —– (se resguarda nombre de la persona) que había salido antes de trabajar y él casi se muere porque no se podía parar (obvio por una erección). Yo la pase muy mal, mi cara debía ser de culpa qué sé yo, me acuerdo de esos días y me hace mal. Lo cierto es que pensé que después de eso iba a parar, pero no, fue peor, venía más temprano y en más de una oportunidad para que se fuera rápido y yo me quedara tranquila accedí a sus juegos, lo demás es más humillante…”.

El apoyo a la Colectiva Anónima de Mujeres de Paravachasca se hizo eco a través de las redes sociales por parte de muchas mujeres y organizaciones feministas que repudiaron está situación.

Si vos o alguien que conocés vive alguna situación de violencia, llamá gratis al 144, las 24 horas, todos los días del año.

Facebook: Elizabeth Spi (Corriente Educativa Popular)

Manifiesto de los Artistas Autoconvocados

Facebook: Decimotercer Encuentro de Cantautores (Alta Gracia)

FOTO: FACEBOOK DE HORA LIBRE