Cargando...
  • Surikata Ki 2019 B

Alta Gracia, Cultura

Surikata Ki prepara un simple, en medio de los shows de “El Choque del Cometa”

La banda altagraciense Surikata Ki se apresta a lanzar “Deuda”, un simple en el que cuentan con la participación de tres integrantes de la banda cordobesa “Ninfas”. En esta entrevista, el bajista Francisco Flores Zega repasa el presente de esta banda que, con ocho años de vida, se sigue reinventando.

- Con este nuevo simple en marcha, ¿están arribando al fin de ciclo de “El Choque del Cometa?

– Todavía no cumplió un año y es un disco que tiene mucho para dar. El tronco principal de los shows es ese trabajo y recientemente sacamos la edición física -se ataja Flores Zega.

“El ‘Choque’ es un disco que nos hizo crecer muchísimo a nivel banda, en lo personal y como equipo. Nos pusimos una vara alta en lo que a producción e ideas refiere y decidimos que la banda tenía que dar un salto. Fue la primera vez que un disco nos cerró por todos lados y sentimos que nada sobraba. Pudimos poner ahí todo lo que quisimos a nivel letra y sonido. Además, incorporamos gente al equipo: Marianela Lorenzo, que es nuestra mánager; Santi Ponti en las visuales; y Mariano Garione, nuestro sonidista”, relata Fran Flores Zega.

Además, destaca que el trabajo junto al sello autogestivo Chancho Discos, de Buenos Aires, les permitió profesionalizar la labor de banda y tejer redes más allá de los límites recorridos hasta ese momento. Y subraya la importancia del trabajo que desarrolló Bernardo Ferrón en la producción del disco: “Trabajar con Ferrón te exige y te pone grandes desafíos, te transmite las ganas de descubrirte como músico”.

Por último, también resalta que en tiempos en que lo virtual impera a la hora de la difusión musical, les dio muchas satisfacciones poder conseguir una beca del Instituto Nacional de la Música (INAMU) para editar mil copias en formato físico.

“Deuda”

Con respecto al simple que están preparando, adelanta Flores Zega: “Veníamos armando ideas, cada uno por su lado, y las íbamos subiendo a un banquito de ideas. Nos habíamos puesto como objetivo empezar a subir canciones nuevas y surgió la posibilidad de poder grabar, porque nuestro sonidista tenía que hacer una tesis y podíamos contar con estudio gratis, lo que es un bien muy preciado en estas épocas”.

De esa manera, empezó a tomar forma “Deuda”, esta canción que es producida íntegramente por la banda y que novedosamente cuenta con la participación de Pame Merchán, Pau Cantarutti e Ile Pez, de la banda cordobesa “Ninfas”, colaborando con voces y percusión.

Flores Zega aclara que no se trata necesariamente del adelanto de un nuevo disco. Empero, confirma que tras las fechas que tienen previstas hasta fin de año, la idea es ponerse a preparar un nuevo material para que vea la luz en los primeros meses de 2020.

“La idea partió de Martín, el tecladista. Lo grabamos entre principios de junio y mediados de julio. Se mete dentro de un plan que empezamos a trabajar con Chancho Discos. Ellos nos transmitieron la idea de que seamos la punta de lanza del sello. Nos pareció que era una buena forma utilizar este tema para eso. Al producirlo nosotros, engloba lo que estamos queriendo decir y hacer en estos momentos con la banda. La canción se llama ‘Deuda’. Tiene una letra que se amolda a los tiempos que vive el país. En lo musical se centra fuertemente en bases rítmicas con presencia de bajo y batería, e incorporamos percusiones. En el medio surgió la idea de contar con una colaboración y surgió el nombre de ‘Ninfas’, que es una banda de Córdoba que hace música afrolatina. Son un ensamble de mujeres zarpadas. Tres de ellas se sumaron: Pame Merchán y Pau Cantarutti en voces e Ile Pez en percusión. Nunca habíamos abierto el hogar de producción a que entre otro artista. Eso te da otros matices, otros colores y terminó de aunar lo que queríamos: que se mezcle la canción con base de pop psicodélico que veníamos manejando con lo rítmico tribal que venimos experimentando”.

Guitarra nueva

Camila Liandro es la más flamante incorporación de la banda. Hace unos meses se había sumado Martín Diez en los teclados. Camila se suma como guitarrista, un puesto que hace tiempo necesitaba la banda. De hecho, en “El Choque del Cometa” es Bernardo Ferrón quien toca las guitarras, que luego fueron vivo son interpretadas en parte por el cantante Sebastián Gualda en algunos casos y en otros, reproducidas a través de pistas.

Entre los integrantes, salieron en búsqueda de esta nueva integrante y fue entre los contactos del baterista Juan Cruz Garbi, desde donde surgió el nombre de Camila. “Ella es la primera vez que está en una banda y no se nota”, subraya Flores Zega, destacando la soltura que tiene con el instrumento y que le aporta a la banda. “No sólo le sumó desde el lado musical, sino que es diseñadora y el arte del simple nuevo va a ser con un artista de Rosario, elegido y gestionado por ella”, agrega.

En vivo, Camila toca las guitarras de los temas de “El Choque”, conforme lo grabado, amplificando los matices y sumando punteos y arreglos. Asimismo, se hizo cargo de la grabación de las guitarras del nuevo simple y exterioriza Flores Zega, que el resto de los integrantes están ansiosos, esperando sus aportes compositivos.

La escena

Es común en el mundo del rock pop, hablar de la “escena” como ese contexto en el que las bandas nacen, se desarrollan, se reproducen, se mezclan y mueren. “A nivel nacional está en un momento de recambio generacional”, analiza Flores Zega, tejiendo un lejano paralelismo con lo ocurrido entre principios y mediados de los años 90 del siglo pasado, cuando emergió lo que se dio en llamar el “Nuevo Rock Argentino”.

A diferencia de aquellos años en los que surgieron bandas como Babasónicos, Illya Kuryaki & The Valderramas y Los Brujos, entre otras, destaca el bajista surikato que en estos días “se ha abierto el juego a varios estilos” y que el público es más “diverso”.

En lo que a Córdoba refiere, críticamente plantea que los productores reservan los lugares más grandes para algunas bandas, cerrando las puertas para las que “vienen más de abajo”. Entiende que la razón de esta decisión hay que buscarla en “lógicas chotas de la industria” y el “contexto de crisis” económica reinante.

Destaca sí que entre las bandas se está instalando la idea de que para crecer, hay que profesionalizar el trabajo e incorporar miradas interdisciplinarias, para no descuidar lo visual y lo sonoro en cada presentación.

Finalmente, sobre Alta Gracia, la cuna original de la banda, Flores Zega observa que “siempre ha habido un montón de bandas” y que lo que siempre ha faltado es el acompañamiento de “políticas públicas que permitan que dichas expresiones puedan avanzar”. Que ha habido espacios privados que han cerrado por “cuestiones de habilitación” y que en la oferta pública, no ha habido buen trato para con los músicos.

“Hay lugares como (el Encuentro Anual de) Colectividades, que nunca ha sido aprovechado del todo para que aparezcan artistas. Son espacios donde se podría tratar con mayor profesionalidad al artista local”, comenta y destaca la aparición y sostenimiento del “Curry de Artistas” que se realiza regularmente y el “Cañito Cultural”.

“Dar espacio para las bandas está bueno, pero hay que respetarlos como profesionales. Y los artistas tenemos que reclamar los espacios como propios”, concluye.