Cargando...

Cultura, Películas, Series

Bojack Horseman: «No recomendada para humanos»

Uno supone que esto es una serie de humor, lo supone porque así te la vende Netflix, dice COMEDIA ahí abajo del título… ¿O me lo imaginé? Debería chequearlo antes de terminar de escribir esto pero estoy casi seguro, casi.

Nombre Original:  Bojack Horseman. Año: 2014 – 2020. Creador: Rapahel Bob-Waskberg. Reparto: Will Arnett, Amy Sedaris, Alison Brie, Paul F. Tompkins, Aaron Paul.

Primera impresión: En esta serie animada nos cuentan la vida de Bojack Horseman, un caballo actor en sus cincuentas, quien protagonizó en su juventud una exitosa sitcom. Luego de terminado el show su carrera queda estancada para siempre. Alrededor de Bojack se construyen varios personajes que lo acompañan y van cobrando fuerza propia a medida que pasan los capítulos.

En «Bojack Horseman» nos muestran un mundo habitado por humanos y animales, que conviven y se relacionan entre sí, enfocándose especialmente en el mundo del espectáculo en Hollywood.

La mayoría de los chistes que fluyen por la serie parten de esa dinámica; animales haciendo cosas de animales. Es muy básico pero funciona (ver para creer) y ciertas situaciones más o menos absurdas que sirven para sacar una risa de vez en cuando.

Esto anterior no es una crítica al humor, de hecho es de lo más gracioso que vas a poder ver, pero hay algo más… acá nadie se queda por las risas.

Segunda impresión: Bojack es un personaje detestable, es egoísta, auto destructivo, y tóxico con los demás, vive en un círculo vicioso dónde quiere cambiar su forma de ser pero recae pronto, es débil. Casi siempre se sale con la suya a costa de los que lo rodean y de vez en cuando las risas se apagan, la serie le pega a Bojack en la cara… se lo merecía, pero nosotros lo sentimos como un golpe bajo, al fin y al cabo él ES el protagonista, nos enseñaron que hay que empatizar con el héroe y que todo eventualmente va a terminar bien.

Bojack intenta justificar su toxicidad con una infancia dura, padres tristes con un hijo no deseado que les arruinó la vida. Entonces Bojack y nosotros como espectadores nos planteamos metas para ganarle a la depresión, porque ese final feliz tiene que llegar. Primero va a ser protagonizar la película de sus sueños, luego ganar un Oscar, después concretar una relación amorosa estable, más tarde la rehabilitación de las drogas y finalmente encontrar el perdón.

Revisión: Cuando uno como espectador llega a este punto literalmente está partido, ya entró en el juego. Un personaje de los más nefastos que se puedan imaginar nos vendió con carisma, humor y dolor la idea de que quizás existe la rehabilitación, quizás no. La serie se niega a decírnoslo, cualquier idea de karma está descartada… no hay finales buenos en la vida, solo hay finales.

Mientras tanto los creadores del show llegando a las temporadas finales se dan cuenta de algo muy importante: crear personajes horribles, especialmente con las características de Bojack, puede ayudar a que personas nefastas en la vida real racionalicen sus actitudes toxicas y las justifiquen.

En esta parte comienza una revisión sobre sí misma, a través de una nueva serie de detectives que protagoniza Bojack; Una meta-ficción sobre cómo es crear una historia y las repercusiones que puede tener en los demás, creadores y público.

Sin dudas está parte de la serie es la más rica en contenido, donde más momentos memorables nos deja. Muchas de estas escenas te destrozan, pero ya no  por las cosas malas que le pasan a Bojack; sino porque vemos esas fallas en nosotros mismos, y te deja vacío mirando la tele… Y dudás si tenés fuerzas para ver un capítulo más.

Primera Conclusión»Bojack Horseman» es un viaje de introspección sin boleto de vuelta, la serie va a reflexionarse junto a vos todo el tiempo y nunca va a dar por sentado nada. Somos lo que hacemos y no lo que decimos ser, como esa etiqueta que dice «Comedia» y puede o no estar, porque acá lo que importa es lo que hicimos en ese tiempo.

Segunda Conclusión: Está serie animada es tan grande que siempre van a quedar temas sueltos, cada personaje evoluciona o involuciona a su propia velocidad, no por caprichos creativos sino por una necesidad de aportar otra arista más, otro punto de vista que los autores querían exponer… a veces a ellos mismos.

Uno podría decir que el tema que rodea a toda la serie es la depresión, o las disfunciones familiares, las crisis de mediana edad, las presiones laborales, las parejas toxicas, la violencia, las expectativas que tenemos y no podemos cumplir… Cómo nos levantamos un día y decimos que vamos a cambiar, nos maquillamos de buena onda y empezamos el gimnasio o nos cortamos el pelo. Pero a veces las cosas simplemente… Pasan.

La serie fue cancelada por Netflix.

Notas finales: ¿Un poco brusco no? La verdad es que se habló mucho de la cancelación de «Bojack Horseman», se veía un gran potencial y cada día sumaba mas público, hasta se escribieron miles de noticias sobre peleas entre la productora y el creador, Raphael Bob-Waskberg, quien hace poco salió el mismo a bajar un poco los ánimos.

Le dijeron que la serie ya había dado todo lo que podía dar, él disentía. Creía que todavía se podían contar más historias pero lo entendió. Agradeció que le den el tiempo para cerrarla de una forma concreta. Y nada… A otra cosa.

El 31 de enero salen los últimos capítulos y podremos ver cómo termina todo. Es difícil imaginar un escenario donde todos estén contentos, una serie que por 6 años se empecinó en deconstruir los finales felices no puede terminar «bien».

Entiendo que en este caso eso sería que el protagonista reciba su merecido, algo irreparable que le ponga fin a su triste vida y rompa el ciclo… Pero también ahí saldría ganando, al igual que nosotros (pase lo que pase) porque el viaje adentro nuestro ya lo hicimos y valió la pena.