A través de una carta publicada en redes sociales, el sanitarista de Alta Gracia Martín Cugno expresó que estamos dando el «último pasito antes de que todo esto termine». Repasó estadísticas, y justificó las mudanzas y reducción de personal.

«A poco más de dos años del comienzo de la pandemia, podemos decir que estamos cerca del final«, aseveró en una comunicación pública el director de Políticas Sanitarias de Alta Gracia Martín Cugno.

En su carta, publicada en redes sociales, Cugno aseguró que en la oficina de seguimiento epidemiológico realizaron «más de 120 mil contactos con vecinos de la ciudad«, entre diagnósticos positivos, contactos estrechos o consultas generales.

El profesional enumeró cómo el Municipio fue mudando oficinas y cómo se redujo el personal para atender a las demandas que puedan surgir por COVID-19 debido a la baja de casos.

Entre ellas informó sobre la mudanza de hace semanas de la mencionada Oficina de Seguimiento, y la del Centro de Atención a Febriles y Respiratorios a la «Casita de Colectividades», que pasó de tener 60 personas en su momento más álgido a seis.

También incluyó en la lista al Centro de Vacunación que pasó a Carignani 140. Sobre este último, Cugno afirmó que se llegó a inocular a entre 600 y 900 personas por día en las jornadas más demandantes.

Además, el funcionario recordó las «tensiones de todo tipo, noches sin dormir y agotamiento extremo«.

Por último, insistió en que «quizás estemos dando el último pasito antes de que todo esto termine«, y cerró expresando que si bien «esto aún no terminó«, «ya falta poco«.

Antecedentes y nuevos escenarios

Alta Gracia vivió momentos complejos durante la pandemia. Uno de los focos donde más tensiones se vivieron, fue a fines del 2021.

En aquella oportunidad, estallaron las denuncias por la complejidad para hisopar en medio de una nueva ola.

A partir de ello, el Municipio decidió hacer testeos las 24 horas y se sumaron nuevos lugares. La oposición en el Concejo Deliberante cruzó al Ejecutivo por el manejo frente a la nueva ola.

La duda que surge a partir del testimonio de Cugno, es si el Estado local podrá afrontar, con estas modificaciones, posibles nuevos escenarios.

Es que aún no se descarta una nueva ola en Argentina, algo que ya está ocurriendo en distintas partes del mundo, y que en parte está ligado a las nuevas variantes y subvariantes que siguen surgiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here