En medio de un pronóstico extendido que prevé lluvias en la provincia de Córdoba, desde el Gobierno lanzaron una serie de sugerencias para residentes y visitantes, en virtud de que las precipitaciones provocan el incremento del nivel de ríos y arroyos.

«Verificar la cartelería, acatar las indicaciones del personal preparado para dar respuesta a la situación y alejarse del cauce del agua», son algunas de las principales recomendaciones. También recomiendan evitar acampar cerca de ríos y arroyos, y estar atentos a los niveles de los cursos de agua, antes y después de las tormentas.


Cartelería y señalética

Es aconsejable tener en cuenta la cartelería –si la hubiere– que indica la profundidad del curso de agua.

Es importante saber si la zona cuenta con bañeros o guardavidas, y tratar de familiarizarse con el lugar.

En algunos municipios y comunas se colocan banderas de advertencia para indicar que está caudaloso o que, por malas condiciones, está prohibido meterse al agua.

Indicaciones de las autoridades

Siempre se deben seguir las indicaciones del personal de bomberos voluntarios, Policía, Defensa Civil y bañeros: ellos saben cuáles son las reales condiciones de los ríos.

Carpas

Acampar es una de las actividades preferidas en las sierras, pero nunca debe hacerse sobre los márgenes de los cursos de agua.

Siempre es recomendable elegir un lugar habilitado por el municipio o la comuna, como los campings, que brindan comodidades y seguridad durante la estadía. Hacerlo fuera de estos complejos requiere de una detenida atención a la marca nivel de las crecidas de los ríos, que normalmente deja resaca en árboles, piedras y alambrados: no hay que situar la carpa allí.

No debe armarse la carpa en cercanías del río o en zonas bajas. Lo mejor es hacerlo en zonas planas con cierta altura, lo más lejos posible del curso de agua. Esto evita, además, que la estructura se encuentre en un lugar donde pueda haber desprendimientos o derrumbes de picos rocosos.

Algunos consejos importantes

Para reconocer cuándo se aproxima la crecida de un río, hay que observar si hay nubarrones en las zonas altas: puede ser un indicio de que está lloviendo en las cercanías.

Si el agua cambia de aspecto –pasa de ser cristalina a oscura– traslada objetos como ramas y palos, entre otros, o de a poco tapa piedras que antes estaban visibles, todo indica que está llegando el pico de una creciente.

El nacimiento de los ríos serranos se produce en las partes altas de las montañas. Esto significa que, si bien en las zonas donde se encuentra el grueso de los balnearios o paradores el día puede estar soleado y agradable, en las cuencas altas es posible que esté lloviendo. Por eso, es importante estar atento a los medios que brindan información inmediata sobre alertas meteorológicas por tormentas severas.

Por último, es importante en caso de presentarse una tormenta repentina, alejarse del agua y de los márgenes, ya que de forma rápida e imprevista el río puede crecer a causa de la lluvia caída o por la apertura de válvulas de diques y embalses. Además, no se deben cruzar vados o puentes tapados por la correntada del agua, aunque parezca que puedan atravesarse sin peligro.

FUENTE: PRENSA.CBA.GOV.AR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here