El dato fue suministrado por el Observatorio de las Violencias de Género «Ahora Que Sí Nos Ven», en base a un análisis de medios gráficos y digitales argentinos, entre el 1º de enero y el 30 de diciembre de 2021. «Registramos un promedio de un femicidio cada 34 horas, cifra que en los últimos años no ha sufrido cambios significativos», advirtieron desde dicho Observatorio.

La cifra de 256 femicidios se compone de 233 femicidios íntimos de mujeres, ocho femicidios vinculados de mujeres y niñas y 15 femicidios vinculados de hombres y niños. De los 256 femicidios registrados en el país durante 2021, 19 fueron cometidos en la provincia de Córdoba.

«Esto nos demuestra que la violencia machista que tanto nos afecta a la vida de las mujeres sigue siendo un problema que parece no tener respuestas«, completaron, señalando que el Estado debe brindar protección, «implementando medidas más eficientes que las que se tomaron durante este año en el que una de cada cuatro víctimas de femicidios había realizado al menos una denuncia o tenían medidas de protección«.

Desde el Observatorio sostienen la exigencia de que se lleve adelante una «reforma judicial transfeminista, con mujeres y LGBTI+ feministas en los puestos de decisión y una real incorporación de la perspectiva de género«; habida cuenta de que «por inacción o negligencia, los actores judiciales no asistieron de forma efectiva a las víctimas».

Asimismo, según el registro de este Observatorio, el diez por ciento de los femicidios fue cometido por personal de las fuerzas de seguridad: «No se tratan de casos aislados, sino otro de los tantos en los que la violencia machista se ejerce en el marco de un poder institucional». Por ello, también demandan «una transformación de las fuerzas de seguridad y armadas de nuestro país».

Otro dato que se sostiene año tras año y que subrayan como preocupante desde «Ahora Que Sí Nos Ven», es que «el 67 por ciento de los femicidios fueron cometidos por la pareja (39,5 por ciento) o ex pareja de la víctima (27 por ciento)«. Interpretan que estas cifras revelan que «el lugar más inseguro para las mujeres no es la calle, como el imaginario popular lo supone, sino que es nuestro propio hogar».

Complementan el análisis con otros datos relevantes: «El 60 por ciento de los femicidios ocurren en la vivienda de las víctimas, hogar que en muchos casos comparten con los agresores» y «los llamados al 144 han aumentado durante la pandemia».

En virtud de ello, afirman que «es fundamental sostener las campañas y promover que las mujeres construyamos redes de apoyo»; y sostienen que «es urgente que el Estado intervenga, que esté cerca de las mujeres y que implemente políticas públicas que promuevan la protección de las mujeres y LGBTI+ y que posibiliten el acceso a la vivienda, a la educación y a un empleo formal que garantice su autonomía económica«.

Finalmente, afirman que siguen intentando realizar un registro de transfemicidios, basado en lo publicado en medios gráficos y digitales, pero que se encuentran allí con una «subrepresentación en las cifras», entendiendo que «la agenda de los medios no valora como noticia los crímenes contra el colectivo travesti trans«.

FOTO: TÉLAM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here