En la primera mañana del jueves 1º de julio, familiares confirmaron el fallecimiento de Guillermo «Quito» Mariani, religioso cordobés que sufrió el exilio en la dictadura por su apego a la posición tercermundista y el cuestionamiento del conservadurismo de la Iglesia Católica por exponer la hipocresía. Respetado por su compromiso con los sectores más empobrecidos, fue parte del Grupo Sacerdotal Angelelli, junto al recientemente fallecido Víctor Acha y Nicolás Alessio, entre otros curas.

«Quito» Mariani nació el 1 de agosto de 1927 en Villa del Rosario y ejerció su labor eclesiástica en Villa María, Río Ceballos y principalmente en la Parroquia Nuestra Señora del Valle, «La Cripta», de Villa Belgrano, Córdoba. Respetado por amplias mayorías por su compromiso inquebrantable con los sectores más humildes y por su gran capacidad de conversador y escuchante, el 25 de Junio de 2006 se despidió de la comunidad de la «Cripta» por haber renunciado a su condición de Cura Párroco.

Alineado con el movimiento tercermundista que numerosos religiosos protagonizaron a mediados del Siglo XX, motivados por el «Concilio Vaticano II» y la «Teología de la Liberación», Mariani tuvo como principal referente a Enrique Angelelli y se tuvo que exiliar en 1977 durante la última dictadura. Al año siguiente volvió, asumiendo un enorme riesgo para su vida. Casi cuatro décadas después, fue testigo en la Megacausa La Perla, que juzgó crímenes de lesa humanidad perpetrados por el terrorismo de Estado en la Provincia de Córdoba.

Mariani fue duramente criticado por los sectores más conservadores de la Iglesia Católica cuando a través de sus escritos, principalmente los recogidos en su libro «Sin tapujos», expuso experiencias personales que sirvieron para cuestionar la hipocresía, principalmente en lo referente al celibato de los curas.

«La Iglesia ha vivido durante siglos aprovechándose de la ingenuidad de la gente», supo esgrimir en una entrevista publicada en la edición número 15 de Papel Tortuga, en diciembre de 2011. En aquella nota, dijo también: «El poder de la Iglesia tiene dos grandes brazos: el dominio de la inteligencia a través de los dogmas y el dominio del sexo y la moral».

En 2020, se estrenó el documental que se comparte a continuación, con el testimonio del mismo «Quito» Mariani, entre otras voces que lo pintan de cuerpo y alma.

LA IMAGEN QUE ACOMPAÑA ESTA NOTA FUE CAPTURADA DE ESTE VÍDEO DOCUMENTAL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here