*Por Diego Heredia. La emergencia hídrica decretada en Villa Los Aromos renovó la preocupación por los recursos naturales en el Valle de Paravachasca. La bajante del Río Anisacate, la falta de concientización sobre el consumo de agua y el modelo socio económico actual, son algunos de los factores que explican la situación.

En medio de la crisis hídrica de la Provincia, un mensaje de la Comuna de Villa Los Aromos llamando a cuidar el agua y advirtiendo que la localidad está en emergencia, planteó un escenario de incógnita sobre el próximo verano y los años que se vienen.

TE PUEDE INTERESAR: EMERGENCIA HÍDRICA EN LOS AROMOS

Sumado a ello, en Alta Gracia, la denuncia de vecinas y vecinos de barrio Piedra del Sapo por la deficiencia del servicio, llamó la atención sobre cómo pueden afrontar la situación las prestadoras.

En medio del debate por el modelo socio económico que se viene desarrollando en la zona y las consecuencias, Portal Tortuga dialogó con responsables de algunas de las localidades que extraen agua del río Anisacate, con el objetivo de analizar las expectativas frente a los próximos meses.

Alto consumo

Alta Gracia es una de las localidades del Valle de Paravachasca que obtiene el agua del río Anisacate. La cabecera departamental tiene la toma antes que el resto de los pueblos de la región, hacia el oeste.

Ennio Mazzini, presidente de la Cooperativa de Obras Sanitarias de Alta Gracia (Cosag), admitió que “el río está muy bajo”. De igual manera, atribuyó la bajante a la época del año y se mostró expectante por las lluvias que se esperan para la semana.

Asimismo, volvió a marcar la situación que se vive respecto al altísimo promedio de consumo de agua en la ciudad. En los días pico, se calcula que cada persona usa entre 480 a 520 litros de agua por día.

El valor es muy alto en comparación a promedios ideales. Cabe destacar, que muchas viviendas cuentan con tanques de agua de 500 litros, por lo que el gasto en días pico, equivaldría a un tanque diario por persona que habita la vivienda.

Respecto a días “normales”, en Cosag estimaron según datos de septiembre de este año, que el consumo por persona por día en Alta Gracia es de 467 litros.

Respecto a la extracción de agua del río, los valores han ido en aumento. Según la cooperativa, Alta Gracia pasó de extraer un promedio de 308 litros por segundo en 2017, a 360 litros por segundo en 2022. Para la comparación se usó el mes de septiembre.

En el comparado de los últimos años, hubo una baja en 2020 y 2021, sin embargo, en 2022, por el momento, se ha superado la estadística de los últimos años, y desde la Cosag admitieron que “si ha aumentado mucho la extracción de agua del Río en los últimos años”.

FOTO ARCHIVO: La zona del Río Anisacate donde Alta Gracia extrae agua.

Panorama regional

En el Valle de Anisacate, una de las localidades que también toma agua del Río, también perciben la bajante.

En su caso, cuentan con un problema adicional, ya que necesitan captar más agua para dar respuesta al sistema de tratamiento que tienen.

La bomba tiene tanta potencia, que no le alcanza con el agua que estamos extrayendo. Estamos esperando la autorización provincial para trabajar en el lugar”, explicó el presidente comunal Jorge Merlo.

El mandatario aclaró que, si llueve, la obra para tomar más agua no se hará, pero cuentan con un período de 30 días para tomar la determinación y esperar que caigan las precipitaciones necesarias.

En Villa Los Aromos por su parte, que también toma agua del Río Anisacate, indicaron que pese la gran bajante, el consumo no baja. Por ello debieron declarar la emergencia hídrica.

Además, advirtieron que en caso de que no llueva, posiblemente se tomarán otras medidas.

Esto pasa casi todos los años. Septiembre y octubre son los meses más bravos de la sequía. Pero se toma esta precaución para que no nos sorprenda el día de mañana”, declaró el encargado del servicio en la localidad, Rubén López.

Cabe destacar que La Bolsa y La Serranita, son otros de los pueblos que extraen agua del Río, aunque este medio no pudo acceder a la respuesta de las y los responsables.

Mayor conciencia

Si bien Anisacate extrae agua de excavaciones, tanto en el Municipio como en la Cooperativa de Servicios consideraron que hay una mayor conciencia sobre el consumo.

Uno de los motivos es que, en los barrios sin agua, las vecinas y vecinos deben pedir camiones subsidiados por el Municipio, y son más conscientes de lo que implica.

En el caso del Valle de Anisacate, según la estimación de la Comuna en invierno el promedio de consumo ronda los cien litros por persona por día. Jorge Merlo atribuye el dato a un trabajo de concientización realizado desde la administración local.

Según el funcionario, a partir de la colocación de medidores identificaron la cantidad de agua que derrochan los artefactos que sufren pérdidas. Esto hizo que los particulares, abordaran la situación por el monto de las boletas que llegaban.

Modelo

Tras la declaración de emergencia hídrica en Los Aromos, la Asamblea Paravachasca cuestionó el mensaje de la Comuna, que según entendieron, apunta contra las y los vecinos.

Entre los motivos de la crisis hídrica, desde la organización apuntaron al “otorgamiento de factibilidad de uso de suelo para obras como la autovía que atraviesa cursos de agua vitales, destruye bosque nativo y siembra el terreno para continuar sin freno con la especulación inmobiliaria”.

Desde hace años, organizaciones sociales sostienen que el modelo social, político y económico que vienen llevando adelante algunos gobiernos, como es el caso de la administración provincial, promueven el desarrollo de actividades que favorecen a sectores del poder concentrado, y perjudican en contrapartida a gran parte de la población, entre otras cosas, por las consecuencias ambientales.

Un ejemplo de ello, se puede ver en un artículo publicado en La Tinta el 19 de septiembre de 2022, donde se hace referencia a la contaminación de la red de agua de Córdoba capital. El motivo es el grave estado del Lago San Roque en Carlos Paz. De hecho, en la ciudad del Departamento Punilla se decretó la semana pasada la “alerta naranja” para el consumo de agua.

Ni hablar del Lago Los Molinos, ubicado entre el Departamento Santa María y Calamuchita. El estado del mismo preocupa a distintos dirigentes y a la Comuna de Villa Ciudad Parque en particular, una de las localidades que comparten ejido con el espejo de agua.

Una de las causas que apuntaron desde la Comuna que gobierna Pablo Riveros, está vinculada al desarrollo urbanístico descontrolado, según detalla la directora de Ambiente Luciana Moreno en una entrevista en mayo de 2021 con el medio El Resaltador.

FOTO ARCHIVO: La Asamblea Paravachasca viralizó imágenes de la obra de la Autovía en el Río Anisacate.

Es evidente que, sin un cambio de paradigma, sin concientización, sin políticas de Estado claras y sin una organización territorial que respete los intereses de la comunidad y el cuidado de nuestros recursos, la situación se complejizará aún más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here