Por Valentina Garbarino. Las fake news y los discursos de odio circulan cada vez más y con más fuerza. En ese marco, la Defensoría del Público lanzó “NODIO” un Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales. En esta nota contamos con la participación de la Defensora del Público, Miriam Lewin y nos cuenta un poco más sobre la iniciativa.

Las fake news, la violencia y las mentiras invaden el debate público. Bajo la premisa de la “libertad de expresión” los discursos de odio circulan cada vez más y con más fuerza. Desde las calles, hasta los medios de comunicación, pasando por todas y cada una de las plataformas digitales que utilizamos. Vemos agresiones hacia distintos sectores: Desde la clase política, hasta los sectores populares, pasando por un sin fin de personas que se ven expulsadas del debate público frente a estas violencias.

A partir de todo esto es que la Defensoría del público lanzó “NODIO” un Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales. Pero.. ¿Qué es la Defensoría del público? Es un organismo creado por el artículo 19 de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley 26.522) bajo la órbita del Congreso Nacional para defender la libertad de expresión de todas las personas que habitan la Argentina. Tiene entre sus misiones y funciones recibir y canalizar los reclamos y consultas de las audiencias y no tiene capacidad sancionadora alguna.

Este Observatorio busca mejorar la convivencia democrática en la escena pública. Tiene como objetivo proteger a la ciudadanía de las noticias falsas y los discursos de odio. Se vuelve necesario poder pensar y construir este espacio para estudiar e investigar este tipo de información. Esto nos permitirá promover la discusión pública sobre el tema y generar consensos básicos para avanzar en políticas públicas que garanticen y protejan el Derecho a la Comunicación.

Entrevisté a Miriam Lewin, Defensora del Público y esto me comentó:

¿Cómo surge la propuesta de NODIO? ¿A partir de qué necesidades?

“La propuesta de NODIO sale a partir de los reclamos de las audiencias. Reclamos llegados a la Defensoría de ciertas comunidades que están siendo estigmatizadas en redes y en medios convencionales, y en esta situación de crisis y de aislamiento esto les genera temor, los expulsa del debate público. De manera que, en la línea de lo que propone por ejemplo el Secretario General de Naciones Unidas, decidimos iniciar una línea de trabajo, que por el momento es embrionaria, en la cual analizamos la circulación de estos discursos de odio y de la información falsa que también circula por los medios, y que muchas veces se refiere a situaciones relacionadas con la pandemia y supuestas inmunizaciones, etc, que pueden generar daño en la salud e incluso en la vida de las personas.”

¿Cuál es la función del Observatorio?

“La función de este Observatorio es precisamente investigar y analizar, sin personalizar y sin acusar. La Defensoría no tiene ninguna potestad sancionatoria, y de hecho observa los contenidos de los noticieros de televisión desde hace once años, de televisión de aire del área metropolitana de Buenos Aires. En ningún momento estos documentos producidos por el Equipo de Dirección de Análisis y Monitoreo han servido para estigmatizar a nadie, ni señalar ni culpabilizar.»

«Lo real es que los y las periodistas estamos en este momento con los contenidos que se producen en redes sociales y saltan a los medios convencionales. Este nuevo mapa comunicacional en un terreno minado. A mi me ha pasado en TN, por ejemplo tener que esperar tres o cuatro horas para verificar si un contenido de Facebook donde una persona sobreviviente de un abuso sexual, de un ataque en grupo, era una persona de existencia real, si esto realmente había sucedido.»

«Lo que queremos nosotros es a partir de esto diseñar, con asociaciones de la sociedad civil, organizaciones de periodistas, cámaras empresarias, iniciativas para que la ciudadanía digital esté dotada de aquellas herramientas que les permitan identificar estas informaciones falsas, desalentar estos discursos de odio. A lo mejor con iniciativas muy fáciles, como por ejemplo un hashtag. Nosotros apuntamos a que el debate sea de ideas, no con agresiones. Que sea un debate democrático saludable, no tóxico. Que nadie sea expulsado de la plaza pública.”

¿Esperaban estas repercusiones? Que en muchos casos fue violenta.

“Si, efectivamente algunas de las repercusiones fueron muy negativas, muy violentas. Se pretendió decir, aun con conocimiento de que la Defensoría no tiene potestad sancionatoria, que nosotros éramos el ´Ministerio de la Verdad´ o la ´Gestapo de la información´. Yo jamás hubiera aceptado la designación en un organismo que tuviera potestades punitivas. Me he desempeñado como periodista de investigación durante largos años y precisamente he sido víctima de intentos de silenciar aquello que constituya un elemento esclarecedor, una pequeña linterna que iluminaba algún lugar oscuro o alguna práctica oscura de la sociedad. Creo que analizar estos fenómenos y ponerlos en debate, como se pretende hacer desde la Defensoría a través de esta línea de trabajo, es algo saludable.”

¿Qué expectativas tienen sobre esta herramienta?

“Hemos iniciado una rueda de consultas con Facebook; con Google: con FOPEA y ADEPA, que han expresado sus prevenciones, pero ADEPA nos ha convocado a desarrollar otras iniciativas con ellos; con Democracia en Red; con Asociación por los Derechos Civiles; con universidades. Se ha acercado mucha gente interesada en colaborar con esta línea de trabajo. Que al contrario de lo que muchos piensan, no es un nuevo ente, no es una decisión del ejecutivo, no es un nuevo organismo. Es un grupo de trabajadoras y trabajadores altamente calificados de la Defensoria del Publico, que van a comenzar a analizar estos fenómenos que preocupan a muchísimos gobiernos. Algunos de los cuales han decidido propiciar la sanción de leyes que criminalizan estos fenómenos, y nosotros no estamos de acuerdo en criminalizar, apuntamos a un cambio cultural”.

Columna completa: «Partícipes: Actualidad desde una perspectiva juvenil y transfeminista.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here