El largometraje «La Ire», que retrata la lucha de la joven altagraciense Irene Cuevas para que APROSS le garantice las prestaciones necesarias para desarrollarse con autonomía, será proyectado el 24 y 25 de junio en tres funciones que pretenden aportar al debate sobre inclusión real de las personas con discapacidad.

En Córdoba, el viernes 24 de junio se proyectará la película a las 10 en el Cine Club Municipal Hugo del Carril, sito en Bvard. San Juan 49; y a las 18 en el Aula Maestra de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Al día siguiente, a las 11, ocurrirá lo propio en el Espacio Incaa de Villa María.

Las funciones culminarán con sendos debates, junto a la protagonista; la realizadora, Verónica González Bonet; Ana Dones, cofundadora de la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad; la ex diputada Nacional Gabriela Troiano; e integrantes de la Mesa de Trabajo en Discapacidad y Derechos Humanos.

LEER MÁS: ENTREVISTA A ALICIA MAURELLI, MAMÁ DE IRENE CUEVAS

El documental «La Ire» fue inicialmente presentado en marzo de 2021, a través de una proyección virtual vía plataforma Zoom. En diciembre de ese mismo año, la Televisión Pública lo difundió masivamente. Narra, en síntesis, en la voz de Irene, su familia, su grupo de apoyo, los profesionales que trabajan con ella y su entorno escolar; la vida de una persona con discapacidad y las vulneraciones de derechos de los organismos que debieran garantizarle todos los apoyos necesarios para desarrollarse con autonomía.

En una entrevista en Radio Tortuga 92.9, Alicia Maurelli, la mamá de Irene Cuevas, supo detallar que el documental repasa «las vulneraciones que ha sufrido Irene a lo largo de su vida por parte de la obra social APROSS«, y de las responsabilidades de los estados Nacional y Provincial, que no han intervenido para garantizar la cobertura que la joven necesita para su desarrollo pleno y autónomo como persona.

En la actualidad, la vida de Irene sigue condicionada por no contar con los profesionales que necesita para completar su trayecto escolar correctamente, proyectar su futuro con la carrera de Comunicación Social que anhela; sostener su militancia en espacios de discapacidad y feminismo; y vivir su adolescencia con las actividades recreativas que desea. «No tiene ni siquiera una silla de ruedas en condiciones», asevera Maurelli.

Consultada por diariotortuga.com, la misma Irene Cuevas se expresó «muy agradecida» con el documental que le permitió visibilizar su experiencia y, a través suyo, «la de muches otres niñes y jóvenes con discapacidad a quienes nadie ve».

Y con sentido colectivo, expresó acerca de la importancia de difundir el documental: «Abrir debate en cada presentación es muy valioso, porque a través del intercambio de ideas podemos construir. Puede ser un espacio para que les personas en general, el Estado, profesionales, docentes puedan conocer y aprender. La única forma de producir cambios que nos favorezcan a todes es visibilizar nuestras experiencias y capacitar».

Verónica González Bonet, también consultada por diariotortuga.com, subrayó que lo que restringe la autonomía de Irene Cuevas no es necesitar apoyos, sino los impedimentos que pone en el camino la obra social para brindar las prestaciones. «Es ahí cuando sus derechos se vulneran», enfatizó.

González Bonet concluyó que la educación inclusiva es posible si cuenta con los apoyos necesarios: «No es sólo recibir a los chicos y chicas en las aulas, sino que estén las condiciones necesarias para que estudien en igualdad de condiciones con sus pares”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here