Entrevistado por el programa “Tarde para Tirar la Toalla” de la Radio Tortuga 92.9, el fiscal Federal Facundo Trotta explicó que hay dos investigaciones abiertas para determinar crímenes de lesa humanidad perpetrados durante la última dictadura en el ex Grupo de Artillería 141 (GA 141) de José de La Quintana: una por enterramientos clandestinos y la otra por privaciones ilegítimas de la libertad y torturas.

Escuchá la entrevista completa: https://radiocut.fm/audiocut/entrevista-en-ttt-con-fiscal-federal-facundo-trotta/

El Grupo de Artillería 141 de José de La Quintana fue cabecera del Sub Área 3117 y una pieza fundamental del sistema represivo del Tercer Cuerpo del Ejército, que dominó el noroeste del país durante la última dictadura. “Está fuera de discusión que se trata de un engranaje del circuito represivo, por eso tenemos que profundizar la investigación de los crímenes que se cometieron en este lugar”, indicó categórico Facundo Trotta, quien integra la Unidad Fiscal de Asistencia para causas por violaciones a los derechos humanos de Córdoba.

Por esta razón, sobre este gigante predio ubicado entre San Isidro y La Quintana pesa una medida de no innovar ya que, con las investigaciones en curso, podrían dañarse elementos probatorios. Trotta aclaró que “no hay ninguna investigación parada” y que “todas están siguiendo su curso”, al consultársele sobre posibles juicios que pudieran avanzar para determinar los crímenes de lesa humanidad cometidos en el ex Grupo de Artillería 141.

En lo referente a denuncias por privación ilegítima de la libertad y torturas en el lugar, apuntó que “el problema que tenemos en esta zona es que entre quienes estaban a cargo del cuartel, no hay personas vivas”; por lo que no hay jerárquicos a quienes atribuirles estos delitos. “Entonces la investigación está orientada a dilucidar la existencia de los hechos, la verdad de estos crímenes, pero sin determinar hasta el momento a algún responsable”, agregó.

En tanto, en lo vinculado a enterramientos clandestinos, destacó que “es una búsqueda que se hace permanentemente no sólo en José de La Quintana, sino también en la guarnición militar Córdoba, en el espacio detrás de donde se encontraba el centro de detención La Perla, en Serrezuela, en Campo La Ribera.

“La búsqueda de los restos de los desaparecidos es permanente”, sentenció para explicar luego que “cuando se encuentran restos óseos, se investiga si se tratan de restos humanos y luego se compara con lo que tiene el Banco Nacional de Datos Genéticos para ver si hay coincidencia con alguna víctima del terrorismo de Estado”, haciendo referencia a la tarea desarrollada por el prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Adelantó en este sentido que para hacer frente a la complejidad de hallar certezas sobre los sitios denunciados como posibles enterramientos clandestinos, se está incorporando un georradar de última tecnología que a través de ondas, podrá determinar movimientos de suelo e incluso presencia de huesos.

“Ha pasado mucho tiempo, lamentablemente. Se nos mueren los acusados, las víctimas, los familiares; también en muchos casos los testigos que vienen a declarar después de 30 o 40 años, encuentran cambios en la vegetación y en las cuestiones edilicias que les dificultan poder determinar con precisión los lugares. No obstante, hay acercamientos a partir de los cuales se hacen cuadrantes donde va a pasar el georradar”, completó.

Acerca de la importancia de avanzar en estas investigaciones, tantos años después de recuperada la democracia y con estas dificultades para hallar certezas después de décadas de impunidad, Trotta reflexionó: “El proceso de Memoria, Verdad y Justicia busca determinar la verdad de lo ocurrido y para eso es necesario establecer dónde funcionaron los centros clandestinos de detención y saber que hubo personas víctimas del terrorismo de Estado. En un principio, las investigaciones se enfocaron en los centros más grandes de la provincia: La Perla, La Ribera, el Departamento de Informaciones (D2). Donde más víctimas hubo. Hoy estamos ampliando y profundizando investigaciones en otros lugares que también formaron parte del circuito represivo y quizás no tuvieron ese protagonismo. Tenemos muchas víctimas que han sido sometidas a privación ilegítima de la libertad y torturas en comisarías del interior de la Provincia, que fueron funcionales al sistema represivo. También fábricas militares y cuarteles subordinados al Ejército. Todo ese circuito represivo es importante conocerlo”.

RADIO TORTUGA (RT): ¿Cuál es la importancia de la tarea desempeñada por la comunidad organizada en organismos de derechos humanos, algunos con referencia conocida como Abuelas, HIJOS o Familiares, y otros agrupamientos de los pueblos, que intentan echar luz sobre la Memoria, Verdad y Justicia?

FACUNDO TROTTA (FT): Es fundamental. La contribución que hace este tipo de organizaciones es indispensable porque contribuye a visibilizar el funcionamiento represivo de lo que ocurrió en nuestro país durante la ultima dictadura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here