En agosto, Cosme Demonte, condenado a prisión perpetua en la llamada Causa Área Paraná por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, fue beneficiado por la Justicia Federal de Entre Ríos con la prisión domiciliaria en la localidad transerrana de Las Rabonas. H.I.J.O.S. Paraná y la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba, entre otros organismos, convocan a un escrache en esta localidad para el sábado 15 de octubre.

En diciembre de 2015, el juez Federal de Paraná Leandro Ríos, condenó a Cosme Marino Demonte a prisión perpetua por privación ilegítima de la libertad, torturas, el secuestro y homicidio de Pedro Miguel Sobko y el secuestro de Victorio «Coco» Erbetta, ambos militantes políticos, quienes aún continúan desaparecidos.

La condena fue dictada en un juicio que tuvo 53 víctimas y que dio inicio en 2011, tras tres años de Instrucción.

Perfil genocida

Demonte comandaba el grupo de tareas («la patota») de la Policía Federal de Paraná durante la dictadura cívico militar eclesiástica. En el juicio se acreditó su responsabilidad en el secuestro de Victorio «Coco» Erbetta y el secuestro y asesinato de Pedro Miguel Sobko, a quien fusiló el mismo Demonte el 2 de mayo de 1977.

Los organismos entrerrianos precisan que Demonte «asesinó a Pedro Sobko de un disparo, cuando intentaba escaparse del baúl del auto en que era llevado secuestrado»; que Sobko fue trasladado al Hospital Militar de Paraná, agonizando, y que desde entonces permanece desaparecido.

En tanto, cuentan también, «Victorio Erbetta fue secuestrado por un grupo de tareas que encabezaba Demonte» y fue asesinado en el centro clandestino de detención del Escuadrón de Comunicaciones, tras un simulacro de fuga, y su cuerpo nunca fue hallado.

Fuentes de organismos de Derechos Humanos de Paraná aseguran, además, que Demonte intentó de todas las formas posibles obstaculizar, enturbiar y dilatar el proceso judicial por el que finalmente fue condenado a la pena máxima.

Persona no grata

Tras estar internado en un nosocomio de la capital entrerriana por diversas afecciones de salud, el 19 de agosto pasado Cosme Demonte fue beneficiado por el juez Ríos con el permiso para cumplir su condena en prisión domiciliaria en una vivienda de la localidad transerrana de Las Rabonas. Al hacerse pública la decisión, inmediatamente fue rechazada y condenada por la agrupación H.I.J.O.S. Paraná, cuya presidenta es precisamente Victoria Clarisa Sobko, hija de Pedro, el desaparecido fusilado por Demonte.

El 14 de septiembre pasado, en tanto, fruto de la movilización popular e incluso de la conformación de la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Las Rabonas, integrante de la regional de Traslasierras, la Comuna de Las Rabonas emitió una declaración de «persona non grata» en contra de Cosme Demonte.

En los fundamentos de esta declaración, se asegura que vecinas y vecinos de la localidad reclaman que la paz social puede “verse gravemente amenazada por la presencia de un condenado por delitos contra la vida de conciudadanos que sufrieron torturas, violaciones, desapariciones, tormentos y vejaciones, atentando contra los más mínimos derechos a la vida, dignidad y libertad de pensamiento”.

Escrache y movilización

Este sábado 15 de octubre, a las 10, en la plaza del pueblo se realizará una concentración que marchará hasta el domicilio en el que goza del beneficio de la prisión domiciliaria este genocida. Allí se realizará el ya tradicional «escrache» con el que la agrupación H.I.J.O.S. señaló a los criminales de lesa humanidad durante los años de impunidad y que en la actualidad utiliza frente a este tipo de artilugios jurídicos que impiden que los condenados cumplan la prisión perpetua y efectiva.

Convocan a esta concentración la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Traslasierra, H.I.J.O.S. Regional Paraná, H.I.J.O.S. Córdoba, la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de la provincia de Córdoba y la flamante Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Las Rabonas.

Finalmente, desde H.I.J.O.S. Paraná exhortan a la comunidad a comprometerse con conocer y dar a conocer la historia de este genocida, y a vigilar socialmente que cumpla con lo que dispone la prisión domiciliaria. Y brindan el número telefónico del Juzgado Federal de esta ciudad para comunicarse en caso de que se advierta que Demonte incumple la prisión domiciliaria: (0343) 422 3362 / 5788.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here