El flamante presidente de la ONG Juntos por Los Aromos, Gabriel Granado, se refirió en Radio Tortuga 92.9 a la denuncia por violencia de género que le propinó la jefa comunal de la localidad y ex primer mandataria de la organización no gubernamental, Nelly Morales; y adelantó que la denunciará penalmente por diversas irregularidades.

Mientras la Comuna se halla atravesada por un conflicto gremial con los empleados, que a través de su gremio reclaman que se les abona de manera desdoblada y no se abre la paritaria del segundo semestre; en la ONG que supo presidir, Nelly Morales tiene un conflicto declarado con quien ganó las recientes elecciones del 30 de julio y asumió la conducción: Gabriel Granado.

RADIO TORTUGA (RT): ¿Cuál es la situación de la ONG?

GABRIEL GRANADO (GG): Desde que hemos ganado la elección el 30 de julio con el 70% de los votos, al día de hoy no podemos normalizar la institución porque nos encontramos sin los servicios básicos, como son el agua y la luz, para empezar a funcionar.

Asegura Granado que frente a esta situación, se reunió el 6 de septiembre pasado con Nelly Morales, le planteó la necesidad de regularizar el tema de los servicios y que «tratara de empezar a reintegrar el faltante que tiene la institución». Ante esto, afirma, no hubo respuesta de Morales.

Cuenta que diez días después publicó en el grupo común que tienen los socios y afiliados de la ONG, que no tenía respuesta de Morales, enumeró los faltantes y expresó que «el diálogo estaba roto y había que accionar de otra manera».

«La presidenta (comunal) lejos de dar una respuesta al reclamo, me denunció en la Subcomisaría de Anisacate por violencia de género y amenazas«, completó Granado, quien precisó que la Policía lo notificó en su domicilio y al presentarse, le informaron que estaba denunciado: «Me pintaron los dedos y tengo una restricción perimetral».

«La denuncia supongo que es porque expuse ante los socios mi problema y cuál iba a ser mi accionar», afirma, consultado sobre los hechos que derivaron en la denuncia que le propinó Morales.

«Da bronca porque esto desvirtúa a aquellas mujeres que sufren el flagelo de la violencia de género. Usarlo como herramienta política para beneficio propio y apriete, es una situación grave», calificó Granado, asegurando que en ningún momento ejerció violencia de género en contra de Nelly Morales.

Asimismo, el flamante presidente de la ONG adelantó que «estamos por hacer la denuncia penal por el faltante que hay en la institución, que son herramientas, maquinarias»; para lo cual aseguró que cuenta con testigos que afirman que en el ilícito habrían participado trabajadores de la Comuna.

Y paralelamente también explicó que se defenderá por la denuncia que recibió.

«Esto afecta a la institución, tanto a la ONG como al Centro de Jubilados de Los Aromos. Hoy no pueden tener atención médica porque la institución está cerrada por no tener los servicios básicos. Empieza a haber problemas en distintas partes. Esto es un ensañamiento personal que afecta a la institución», concluyó Granado.

Finalmente, para dimensionar la gravedad de las irregularidades que denuncia, apuntó que «todas las maquinarias, como el salón, se consiguieron con subsidios del Gobierno Nacional«. Subrayó que se trata de «dineros públicos» y que todo lo comprado tiene sus respectivas facturas. «La señora va a tener que dar muchas explicaciones», enfatizó, precisando que falta documentación de los convenios, que, según dijo, en la Comuna no está y que espera que se aprueba su designación en la Inspección de Personas Jurídicas (IPJ) para poder solicitarla en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here