El viernes 11 de marzo, a las 19, en Cañito Cultural se llevará adelante la charla «Memorias insurrectas de una imprenta clandestina», donde se abordará la historia y el presente de la imprenta que el PRT-ERP sostuvo activa diez metros bajo tierra entre 1974 y 1976, en pleno barrio Observatorio de la ciudad de Córdoba. En diálogo con «Que No Se Te Escape», Carlos Barreiro, del equipo organizador de la actividad, brindó detalles.

«Vamos a tratar de que se conozca en Alta Gracia la historia de una imprenta clandestina que funcionó entre 1974 y 1976 en la calle Fructuoso Rivera de barrio Observatorio, Córdoba, y que pertenecía al Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). Tiene la característica de que está construida diez metros bajo tierra«, introdujo Barreiro.

El militante popular, integrante de la Cooperativa de Trabajo La Fragua y la organización «Barricada Cultural», precisó que en la actualidad, el equipo que trabaja en la recuperación de la llamada «Imprenta del Pueblo Roberto Matthews», pretende que sea reconocida como sitio de memoria.

Y explicó: «Hasta ahora, los sitios de memoria, en su inmensa mayoría han sido sitios de detención. En este caso, es un lugar que parte del proceso de luchas revolucionarias de los 60 y 70. Decimos que pretendemos instalar la memoria desde la vida, con las compañeras y compañeros que trabajaron y trataron de aportar a un cambio de fondo en la Argentina, más que desde la lógica de la víctima del terrorismo de Estado«.

Un instrumento revolucionario

Haciendo un repaso histórico, destacó Barreiro que en esta imprenta se llegó a producir más de 100 mil ejemplares semanales de las dos revistas oficiales del PRT, «El Combatiente» y «Estrella Roja», para repartir en Córdoba, Cuyo y la zona Norte del país. «Era una imprenta con mucha capacidad; pensemos que eran los años 70, no existían redes y el material escrito era el mejor elemento«, subrayó Barreiro, analizando históricamente que desde «La Gazeta de Buenos Ayres» de Mariano Moreno, «las organizaciones políticas siempre han apelado al material escrito» y que «cualquier proyecto revolucionario requiere de sus órganos de prensa para difundir ideas».

El nombre de Roberto Matthews remite a un trabajador gráfico y militante del PRT, asesinado en 1974, a quien cuando se construyó la imprenta clandestina de barrio Observatorio se lo homenajeó, bautizando así el espacio. En la actualidad, se sostiene su nombre propio en la denominación del sitio recuperado.

Un encuentro para hacer memoria

En la charla del viernes en Cañito, estará presente el histórico abogado y militante de Derechos Humanos, Carlos «Vasco» Orzaocoa, quien conoció la casa cuando estuvo activa y durante años, pasó por su puerta, sabiendo que en el subsuelo, diez metros bajo tierra, pervivía el testimonio de la imprenta clandestina.

El emprendimiento de difusión revolucionaria estuvo a cargo de dos parejas, un herrero y una ama de casa encargada de la logística y la otra pareja que se encargaba concretamente de la cuestión gráfica. Los cuatro fueron secuestrados en Buenos Aires tiempo después de abandonar la casa, que sería allanada por el Ejército. Los cuatro continúan desaparecidos.

Uno de los hijos de una de las parejas también estará el viernes en Cañito. También habrá algún representante de las organizaciones convocantes a la actividad local y una integrante del grupo que en la actualidad viene sosteniendo la propuesta de volver sitio de memoria a la imprenta clandestina.

Escuchá la entrevista completa:

Notas relacionadas:

Cristina Salvarezza: “Hablar de la imprenta del PRT es recuperar un poco nuestra militancia”

Memoria y Compromiso: Cooperativa de Alta Gracia colabora en la recuperación de la «Imprenta del Pueblo Roberto Matthews»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here