*Por Diego Heredia | La concejala radical de Alta Gracia Crece planteó que una mujer debe encabezar la fórmula de Juntos por el Cambio en la ciudad. Cuestionó a la gestión de Marcos Torres Lima y pidió mayor acompañamiento del comité radical a la posición del bloque que integra.

Lucía Allende asumió como concejala opositora en 2019. La joven dirigente radical habló del grupo que están conformando junto a mujeres del partido y a la necesidad de la unidad de Juntos por el Cambio de cara a 2023 en Alta Gracia.

Radio Tortuga (RT): ¿Qué balance hacés de tu primer período como concejala?

Lucía Allende (LA): Sin lugar a dudas no se puede evitar hablar de que nos traspasó una pandemia, sorpresiva, inédita, que hizo que se corra todo de eje.

La pandemia nos enseñó, un poco a los cachetazos, cómo el Estado debe dar respuesta frente a estas situaciones de crisis. Y en nuestro rol de opositores de intentar acompañar, aportar, sumar, pero a la vez ir marcando cosas que veíamos que no iban en el carril correcto. (…)

Era mi primera vez, y si bien uno intenta estudiar, ser entendido, estar a la altura de las circunstancias, ver cómo se desarrollan las políticas en otro lado, costó.

Pero creo que lo que se viene debe ser mucho mejor. En base a eso es importante entender que los Estados municipales cumplen un rol distinto a lo que cumplían hace diez o quince años atrás, donde deben dar respuesta, no sólo a los servicios básicos o a la recolección de residuos, sino que tienen muchísima demanda que hacen al desarrollo productivo de los lugares. En el caso de Alta Gracia, también al desarrollo turístico, y a la modernización, no sólo de las plataformas que hagan menos burocrático al Estado, sino a la modernización de la ciudad en sí, donde Alta Gracia debe dar una vuelta de rosca.

RT: ¿Qué afinidad hay en el bloque, que en esta oportunidad, es frentista?

LA: Nos llevamos muy bien de verdad los seis (Concejales y Tribunos de Cuentas). No es algo que se dice para que se crea que hay unidad. Tenemos muy buen vínculo desde lo humano, y eso es una gran base.

Coordinamos muy bien con el Tribunal de Cuentas, que es mucho apoyo para nosotros, porque es de donde obtenemos la mayor cantidad de información, lo que nos permite plantarnos en las sesiones con pedidos de informe, con resoluciones u ordenanzas en base a fundamentos.

Creo que venimos bien, no podemos ser soberbios sin lugar a dudas y probablemente pueda haber errores, pero venimos trabajando coordinadamente bien.

RT: Sin embargo, hace poco el presidente del PRO Santa María Ignacio Sala no descartó ir por fuera de la coalición: ¿Qué análisis hacés?

LA: Si queremos que algo cambie, no hay que hacer lo mismo, y ya hubo internas y tironeos. Ya hubo estas formas de decir que a través de la democracia y el voto nos legitimemos, pero terminamos más debilitados que fortalecidos. Creo que quien cree que ir por fuera o generar internas es una opción, pierde.

Estamos trabajando en la convivencia política y en entender que más allá de los nombres, la sociedad está pasando un momento crítico, y ni siquiera la gente quiere escuchar lo que decimos que está mal de una gestión, sino que quieren saber qué pensamos para solucionarles la vida. Ese trabajo se hace en unidad, y no metiendo estas cuestiones porque perdés el eje.

RT: ¿Ves algún riesgo de que se rompa la alianza, o creés que declaraciones como las de Sala son parte de las reglas del juego?

LA: Va a haber tira y aflojes sin dudas. Nos pasa en Juntos por el Cambio, pero también en todas las fuerzas, como Hacemos por Córdoba o el Frente de Todos. Pero nosotros somos más temperamentales y lo mostramos más hacia afuera, pero tengo esperanzas en lograr la unidad.

RT: Algo clave es la definición de la candidatura: ¿Te animás a dar nombres o es prematuro?

LA: Lo primero que hay que saber, es que como espacio debemos tener credibilidad, planificación y una plataforma de gobierno acorde al tiempo que está viviendo Alta Gracia, a grandes rasgos.

Sobre los nombres hoy no están, pero estoy convencida y trabajamos para que quien encabece sea una mujer.

Creo que se debe notar ese cambio, no por el cambio en sí mismo, sino porque dentro de la coalición de Juntos por el Cambio tenemos mujeres que desarrollan tareas en el ámbito público y también en el privado, y hay que darles espacios para mostrar que se puede gobernar de la mejor manera Alta Gracia.

RT: Supongo que en algún momento te gustaría encabezar una fórmula para la intendencia. De cara al año que viene, ¿cuáles son tus expectativas personales?

LA: A todos los que militamos nos gustaría conducir los destinos de nuestra ciudad en algún momento. Sin lugar a dudas que me gustaría, pero no es el momento ahora.

RT: No es tu momento, pero entendés que debe encabezar una mujer…

LA: Sin dudas debe ser una mujer, estamos trabajando en eso. Somos un grupo de mujeres fuertes, que en algunos casos vienen hace tiempo, y en otros es nuestra primera experiencia en función. Están Amalia Vagni, Leticia Luppi, Marisa Carrillo, Andrea Mondino del Frente Cívico, y yo también.

Esto no debe ser excluyente. Creo que el acompañamiento de hombres y mujeres es necesario para ganar. Pero creo que estamos en condiciones de trabajar firmemente para que quien encabece sea una mujer.

La Concejal Lucía Allende es una de las más críticas de la gestión de Marcos Torres Lima.

CRÍTICAS A LA GESTIÓN

La concejala también se explayó sobre la estrategia electoral y la gestión de Hacemos por Córdoba.

RT: Luego de tres derrotas consecutivas en el plano electoral: ¿Cómo pueden retomar el Gobierno?

LA: Como bien decís no es común tantos períodos consecutivos de un partido político. Pero esta gestión tiene un desgaste, y creo que tenemos la decisión y la convicción de mostrarle a Alta Gracia que se puede gobernar de una manera distinta.

Esto no significa borrón y cuenta nueva. Hay cosas como la obra pública con las que estamos de acuerdo, pero no acordamos en el cómo. En el cómo se gasta, se transparenta, se ejecuta, y se finaliza la obra. Nuestro desafío es mostrarle a la gente que se puede hacer de manera más eficiente y más transparente.

RT: ¿Cómo creés que pueden superar esta percepción de que la gestión hace, pero no se mira tanto el cómo?

LA: El que hago, pero no lo hago bien, no es eficiente. Y eso sale caro, no es transparente y no es beneficioso para el vecino. Si tengo que rehacer una obra pública dos o tres veces hay impericia, y la impericia sale cara, tanto al Municipio como al bolsillo del vecino.

RT: ¿En qué otros aspectos creés que debe mejorar esta gestión?

LA: Obras públicas en general, los servicios. No podemos vivir en la ciudad hermosa que vivimos, tan cerca del Gran Córdoba, y no tener agua y cloacas, por ejemplo. El porcentaje de cloacas que tiene Alta Gracia es casi un 40 por ciento, por lo que tenemos más del 60 por ciento de vecinos que no tiene acceso a cloacas. Es un tema de salud, ambiental y de servicios.

Respecto al agua, no está la respuesta después de tres años. Veremos si puede cumplir con la promesa del cien por ciento de agua y cloacas como prometió.

Después de eso, el desarrollo económico de Alta Gracia tiene que potenciarse mucho más porque tenemos todas las condiciones para hacerlo. Está ligado un poco a los servicios sin dudas, pero también al acompañamiento y fomento a emprendedores y la economía social, circular y familiar. También el desarrollo turístico y una visión de cómo planificamos Alta Gracia.

La ciudad creció mucho hacia el norte, y sin embargo los servicios, no está pensado.

RT: ¿Qué análisis pueden hacer del Presupuesto de esta gestión?

LA: Hace unas semanas atrás autorizamos al Ejecutivo a incrementar las partidas presupuestarias porque ingresó más dinero de lo pensado, no porque son buenos recaudadores, sino por la gran inflación que hay (…).

Hablamos de una inyección de casi mil millones de pesos y cuestionamos qué se hizo con esa plata. En la ciudad hay una serie de necesidades, y sin embargo el 42 por ciento de esos mil millones de pesos van exclusivamente a personal para lo que resta del año, más de lo que ya estaba presupuestado con paritarias estipuladas. Es un dato muy llamativo.

Y no se traduce en una mejor calidad de vida para el personal municipal. Si yo traigo a un recolector de residuos o a un médico, te van a decir que están igual. De hecho, lo hemos dicho, el personal de salud es el más precarizado en todo el Municipio. Entonces están engrosando la planta de personal municipal con vistas a un año electoral. Eso no puede pasar por alto. (…)

Después, hicimos un comparativo. Gastan 63 millones de pesos en festivales y colectividades y 33 millones en arreglo de escuelas. Volvemos a marcar las prioridades (…).

RT: ¿Y ustedes qué priorizarían si debieran tomar decisiones? ¿Creés que es posible hacer Colectividades sin ese aporte?

LA: Sí, creo que sí. Colectividades es algo que tiene mucho valor para los altagracienses, que nos identifica y que nos ha posicionado a nivel nacional.

Que la fiesta sea mejor no es poniendo más millones. Es volviendo a la esencia, es hacer partícipe a la ciudadanía, es trabajar con las instituciones, es entender que hay que potenciar la identidad desde lo gastronómico.

Nos parece que esta gestión municipal viene haciendo todo lo contrario. Se cierran, armar una comisión con empleados y funcionarios municipales, y siguen haciendo lo mismo, trayendo a los mismos artistas.

Si quiero que las cosas sean distintas, no puedo seguir haciendo lo mismo. Será el vecino el que determine si vuelve a apostar a todo esto o si las cosas se pueden hacer de manera distinta.

Para la concejala, quien encabece Juntos por el Cambio en Alta Gracia debe ser una mujer.

AGENDA POLÍTICA

Lucía Allende también se refirió a temas de la agenda política, como la visita frustrada del intendente Marcos Torres Lima al Concejo Deliberante, o su opinión sobre cómo funciona el comité de la Unión Cívica Radical Alta Gracia.

RT: ¿Qué pasó con la visita frustrada del Intendente al Concejo Deliberante?

LA: Desde el primer momento no tuvo ninguna intención de dar explicaciones o información al respecto. Todo fue parte de una estrategia política para desviar el tema. Ellos creen que la obra en la Lucio V. Rossi es “la obra” en la gestión de Marcos Torres, y que esté un poco cuestionada con argumentos y cuestiones desde lo económico, lo técnico y lo ambiental, porque tocaron a más no poder y más de lo autorizado la reserva de Potrero de Loyola, es un problema grave y los vecinos se lo están haciendo saber.

Que nosotros hayamos puesto una vez más en agenda este tema, hizo que intenten desviar el tema. Esto es una estrategia de distracción. Hace 48 horas que no se habla de la obra sino de lo que pasó en el Concejo, si lo dejaron hablar o no. ¿Te parece que un Intendente con la envergadura de un Intendente municipal si va a un recinto se puede levantar a los cinco minutos sin haber dicho una sola palabra? ¿Dónde está su institucionalidad y su respeto?

RT: ¿Te considerás feminista?

LA: Sí, creo que sí. Somos la generación que vinimos a romper los esquemas. Romper esquemas y que las cosas cambien desde una cuestión social y cultural, necesita una revolución y un cimbronazo, sino esos cambios no se dan.

RT: Un funcionario ninguneó tu carrera política por tu apellido: ¿Hoy cómo ves las cuestiones vinculadas a la igualdad de género en esta gestión?

LA: Creo que no son coherentes con el discurso que dan. Juan Schiaretti dijo que es el siglo de las mujeres y sin embargo no lo aplican. Va más allá de si hay mujeres ocupando cargos públicos, que en los hechos no lo hay en el gabinete, son muy pocas, sino que también pasa en cómo aplicamos las formas y la política, y el gobierno municipal tiene mucho que brindar.

Sin ir más lejos, el acceso a la salud. Lo manifestábamos, estamos en el mes rosa y no hay mamógrafo en el Hospital. ¿Es una cuestión provincial o municipal? Es una cuestión de todos los políticos que están gestionando (…).

La igualdad de género tiene muchísimas aristas y se demuestra en los hechos.

RT: En otro orden, ¿Cómo creés que está trabajando el Comité en Alta Gracia?

LA: En primera medida me gustaría que esté abierto.

En segundo lugar, me gustaría que acompañe más el posicionamiento que venimos llevando en Alta Gracia Crece, porque hoy cumplimos el rol opositor, ya que la gente nos puso en esa situación. Ser opositor no significa poner palos en la rueda y quejarse de todo.

Significa que hay que mostrarle a la gente que hay una forma distinta de gobernar, mostrar los aciertos y acompañarlos, pero también mostrar los errores y cuál es el camino que los vecinos nos transmiten que tienen que ser. (…)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here