El colectivo Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro (VUDAS) presentó una publicación en formato de historieta donde cuentan sobre los 10 años de lucha que llevan exigiendo justicia ambiental. En la actualidad, la causa se encuentra en instancia de apelación, en la Secretaría de Juicios Ambientales de la Corte Suprema de la Nación.

Las y los vecinos organizados de los barrios capitalinos San Antonio e Inaudi mantienen hace 10 años una incansable lucha contra la empresa Porta Hnos. A las presentaciones judiciales que vienen impulsando desde entonces, se le suman diferentes acciones de difusión y concientización sobre la importancia del derecho a la salud y del cuidado del medio ambiente. 

En esta oportunidad, el colectivo Vecinas y Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro (VUDAS) lanzó un cómic titulado “Un monstruo en mi barrio”. En la publicación explican de una manera novedosa, clara e ilustrativa los inicios de la lucha, la forma en que se organizaron durante estos años, los vaivenes en la Justicia provincial y las diferentes iniciativas que realizaron para demostrar los daños ocasionados por la planta ubicada al sur de la ciudad de Córdoba.

En diálogo con Radio Tortuga 92.9, Silvia Cruz, integrante de Vudas, contó que la iniciativa para realizar la publicación surgió durante la pandemia: “Siempre pensamos en la manera de dejar plasmado los años de lucha y decidimos hacerlo en un cómic”. “Nosotros siempre decimos que a lado de nuestras casas tenemos un monstruo de muchos brazos, eso nos dio una idea de poder hacer algo que no sea tedioso de leer y que la gente sepa de qué se trata la lucha”, explicó la vecina.

“Un monstruo en mi barrio” es una co creación entre el colectivo vecinal Vudas  y Marcos Oviedo, Marina Fernandez y Luciana Mautoni. “Las vecinas que tenemos una mayoría de edad tuvimos que aprender también sobre este tipo de publicación”, explicó Cruz al tiempo que agregó: “Fue un ida y vuelta hasta llegar al cómic, porque teníamos que ver bien si ese cuadro ejemplificaba lo que nosotros contábamos,ya que un solo cuadro significa una vivencia nuestra”.  

Según la vecina este tipo de iniciativas dan cuenta del “sentir” de vecinos y vecinas que sufren en su propios cuerpos trastornos relacionados con la contaminación ambiental, como cefaleas persistentes, conjuntivitis, congestión ocular y neumopatías obstructivas, entre otros. Esta situación epidemiológica se comprobó en 2013 mediante la intervención de profesionales de las cátedras de Alergia e Inmunología y de Clínica Pediátrica de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC. “Además de los expedientes judiciales, nosotros debemos hacernos ver, que nos escuchen el sentir, porque ningún expediente tiene el sentido de las personas que son sacrificadas en todas estas cuestiones”, enfatizó Cruz.

Estado actual de la causa

Tras el fallo del juez federal Miguel Hugo Vaca Narvaja en 2019, donde se instó a la empresa a realizar un nuevo Estudio de Impacto Ambiental, el colectivo VUDAS decidió apelar la sentencia ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. “Nosotros apelamos ese fallo porque no cierra la empresa y no nos libera del riesgo y peligro que significa vivir al lado, con todas las pruebas de contaminación, daño a la salud y riesgo por explosión”, precisó la vecina. 

En el marco de una nueva acción, vecinos y vecinas viajarán este fin de semana a Buenos Aires con el propósito de exigir algún tipo de respuesta de la Secretaría de Juicios Ambientales de la Corte Suprema de la Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here