En diálogo con el programa «Que No Se Te Escape» de la Radio Tortuga 92.9, Alan Gontmaher, fundador de los barbijos «Atom Protect», recordó cómo pasaron de producir toallas para reducir malos olores a fabricar un millón de barbijos mensuales contra el Coronavirus, en articulación con el CONICET y universidades.

Según explicó Gontmaher, estos barbijos cuentan con nanotecnología nacional y el asesoramiento científico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), y la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

RADIO TORTUGA (RT): ¿Cómo fue el proceso de llevar algo de la investigación científica a lo concreto?

ALAN GONTMAHER (AG): Nosotros producimos tradicionalmente toallas y teníamos un desarrollo para la eliminación del feo olor que le queda a las toallas de un día para el otro o en un bolso. Cuando viene el COVID, teníamos el abordaje de este tema; así que hicimos contacto con el CONICET para producir un sanitizante que elimine el Coronavirus. Ese desarrollo con CONICET y las universidades se hizo desde abril a mayo del año pasado. Y de ahí pasamos a comprobaciones científicas. Para junio, sabíamos que el producto era efectivo y desactivaba el virus en cinco minutos.

Destacó Gontmaher este último dato, en razón de que se necesita quince minutos de exposición a una persona enferma para contraer la enfermedad.

Precisó el entrevistado que la parte textil es interna de la empresa que dirige y la confección se realiza con talleres externos. «El barbijo vuelve, se hace control de calidad y va a las farmacias», indicó.

RT: ¿Cuántos barbijos están haciendo, cómo hacen para alcanzar la demanda y cuántas personas están afectadas a esta tarea?

AG: Hay más de mil personas trabajando en el proyecto, la producción supera el millón de barbijos mensuales y la demanda es alta, dada la cepa nueva que ha llegado y es muy agresiva.

Escuchá la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here