En esta edición de su columna literaria, el escritor German Masgoret hace un recorrido por el trabajo de la Biblioteca Popular Sarmiento y reflexiona sobre el impacto de estos proyectos en la comunidad.

La Biblioteca Popular Sarmiento, un espacio abierto a la comunidad

Las bibliotecas populares son una suerte de oasis cultural para las ciudades y para los pueblos. En algunos casos todo se realiza a pulmón para mantener espacios que deben ser revalorizados y rehabitados. Esta semana abordamos el tema de las bibliotecas populares mediante una entrevista.

Es por ello que la mejor manera de indagar sobre este asunto es preguntarles a quienes ya están con esta labor hace un tiempo. Vamos a hablar de la biblioteca popular sarmiento, un espacio para la lectura, el encuentro y habilitado para la participación de la comunidad.

Agradezco a Eugenia que gentilmente aceptó una entrevista en representación de la Biblioteca

y que con mucha generosidad ha compartido lo que para ella significa trabajar en la biblioteca y nos brinda además información sobre las actividades que se realizan en este espacio que con mucho esfuerzo se mantiene.

—¿Qué actividades realizas Eugenia?

—Me dedico a la enseñanza de la filosofía en particular, y a la enseñanza en general. Doy clases particulares de asignaturas de área, para rendir o ingresar a carreras afines y corrijo redacción, y cosas así. También doy clases a escolares de nivel Primario y medio que, sobre todo este tiempo, se encuentran tanto alumnxs como sus familias, un poco desorientados a la hora de abordar el cursado de un modo remoto, en el marco de la virtualidad que estamos transitando.  

—¿Qué actividades realizas en la biblio y cuáles disfrutas más?

En la biblio gestionamos, junto a un grupo muy heterogéneo y agraciado, lo que tiene que ver con compra de libros, algunas reformas edilicias, iniciativas culturales, tramiterío legal y jurídico, difusión de material que tenemos y de invitación a participar a la comunidad toda. Lo que más disfruto es leer algo que no conocía en silencio en la biblio, o llevarme un libro a casa, y todo lo que se articula a partir de leer obras, y compartir e intercambiar con otrxs. Por ejemplo, se armó un lindo círculo de lectores, que van sugiriendo obras que les gusten, porque creemos que a veces, no se lee porque no se sabe bien por dónde arrancar y entonces cada semana hacemos entrega de sugerencias que nos llegan de lectores, socixs amigxs, para poder expandir otras lecturas posibles de la vida que nxs toca.

—¿Qué tiene para ofrecer este espacio como biblioteca popular?

—Tiene un catálogo de títulos muy completo, muy variado y muy hermoso. También es un espacio al que se puede ir a leer unas horas, cuando se anda “haciendo tiempo”, hay Internet, una atención muy cálida de la mano de la Mechi, un patio enorme con una huerta que también es muy hermosa. Y sobre todo, muchas cosas por hacer, de la mano de una gestión que recién comienza.

—¿Quiénes componen la biblioteca popular?

—Daniel Vargas, Carina Zejdlik, Javier Ríos, Alvaro Farías, Nano ferreyra, Mariana Lipka, Mercedes Enguerre, Jaime Maestre, y la que les habla. Pero hay satélites también, que siempre están dispuestos a dar una mano, y lxs socixs, los asistentes a talleres, a encuentros, en fin. Toda la comunidad.

—¿Hay actividades o proyectos para este año?

—Si, en principio como ya dije, está repleta de títulos y han llegado nuevos, muy interesantes. Siempre vamos avisando de talleres como, por ejemplo, uno que está en estos días es el de Estética en el Cine, la huerta tambien está gestionando cursos y talleres, ligados a la biblio, ahora se viene uno bellísimo sobre Antwood, es gratuito y online. Así que invitamos a todxs a participar porque es una joya. Y la idea es con protocolos, generar instancias presenciales que haga del espacio un lugar interesante para articular actividades y experiencias.

—¿Qué desafíos tiene la biblioteca y de qué manera la comunidad puede ayudar a sostener este espacio?

—Tenemos una mudanza de edificio a uno definitivo, en el corto plazo. Y lo que se puede hacer es acercarse, ser socio, y formar parte. El desafío es sostener el espacio que es muy lindo, habilita muchas cosas, y es de todxs.

—Tres libros que recomiendes hoy

—Los cuentos de Hebe Uhart son increíbles. Tiene un modo de escribir inmejorable, un nivel de observación plagado de originalidad, belleza y sentido del humor.

Una novela crudísima y excelente es Los Pichiciegos de Fogwill, que siempre recomiendo. Me parece una mirada necesaria sobre nuestro país en el marco de la guerra absurda de Malvinas, que tanto dolió y duele. Escrita con la pluma certera de Fogwill, siempre lúcido.

La poesía de Osvaldo Bossi, amorosa, cruda también, muy necesaria para hacerle frente al tufo moral que se agigantó este tiempo enmascarado en liberación y corrección política. Tiene detalles de mucha ternura, dolor, paisajes muy cotidianos pero marginales; maravilloso Bossi.

Finalmente, Eugenia nos facilita unos datos invitándonos a habitar la biblioteca. De esta manera podés contactarte, asociarte y participar para mantener este espacio que tanto le hace bien a la comunidad:

Prudencio Bustos 345 barrio Norte. /Teléfono 3547423333-639121 /Mail: labpdealtagracia@gmail.com /En instagram @labpdealtagracia /Biblio popular sarmiento en Facebook.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here