El periodista, historiador y analista internacional Mariano Saravia fue consultado por el programa «Que No Se Te Escape» de la Radio Tortuga 92.9 para analizar las protestas que se vienen desarrollando en Cuba y que resuenan en las pantallas del mundo. Subrayó que para entender el malestar social de la población, hay que dimensionar la gravedad del desabastecimiento generado por el bloqueo de Estados Unidos a la isla.

«En Cuba no hay una dictadura, hay una revolución; y hay un bloqueo de más de 60 años. Lo que está ocurriendo en Cuba no podría pasar si hubiese una dictadura», introdujo Saravia. A continuación, repasó históricamente que éstas no son las primeras protestas que se viven en el país, la mencionar entre otras las de 2004 y las de 1994, conocidas como «El Maleconazo». En torno de ello, apuntó que «no se puede entender a estas protestas por fuera del bloque de 60 años que aprieta y produce situaciones que generan malestar social».

El bloqueo comercial que Estados Unidos le impone a Cuba viene siendo sistemáticamente rechazado por la enorme mayoría de países del mundo en la Organización de las Naciones Unidas. Saravia destacó que Estados Unidos no le aplica una medida tan dura a ningún país del mundo, ni siquiera a sus enemigos China e Irán, a quienes apenas les impone ciertas sanciones comerciales.

«Durante la Guerra Fría, Cuba podía recurrir al gobierno soviético y cuando cayó el Muro de Berlín vino el período especial de carestía, de falta de alimentos, la libreta de racionamiento», recordó Saravia para contextualizar la medida. Asimismo, citó que al arribar Hugo Chávez a la primera magistratura venezolana en 1999, la provisión de petróleo de este país para contar con combustible en la isla y el envío de médicos y maestros cubanos a su vecino continental, permitió mejorar la economía. «Hay muchas cosas que una isla tiene que importar inevitablemente. Una isla latinoamericana que no deja de ser pobre, de tener sus límites, a pesar de los logros de la revolución cubana», analizó.

Saravia recurrió a la historia también para interpretar el bloqueo como una estrategia de debilitamiento a través del desabastecimiento: «Están faltando los alimentos y las medicinas. Y eso genera malestar social. Es la receta más vieja del mundo el desabastecimiento. Es lo que le hicieron a Salvador Allende en 1973 en Chile y es lo que intentaron hacer los terratenientes del campo en la Argentina en 2008».

Paralelamente, destacó Saravia que «la clínica Che Guevara ya operó de cataratas a más de 5000 ancianas y ancianos cordobeses» y que, sin embargo, pese a la extraordinaria labor sanitaria y humanitaria que representa este emprendimiento internacionalista, «muchas veces, las ayudas que llegan desde el País Vasco, Cataluña y distintos países del mundo no pueden entrar porque no se pueden encauzar por los bancos por el bloqueo norteamericano». Con este ejemplo, da cuenta de la voracidad global de la medida impuesta por Estados Unidos.

Finalmente, refiere al apoyo explícito de este país a los opositores a la Revolución Cubana, al precisar que en el Presupuesto Federal 2022, se adjudicó 20 millones de dólares a «ONGs anticastristas y antirrevolucionarias, y 13 millones más a la Radio y Televisión Martí, que envenena desde Miami con sus falsas informaciones».

Saravia distinguió que el ex presidente Barack Obama distendió un poco el bloqueo, aunque sin quitarlo ni retirar la prisión de Guantánamo del territorio cubano; y que con su continuador Donald Trump, el bloqueo volvió a profundizarse a través de 200 medidas económicas. Siguiendo el hilo histórico, mencionó que «la pandemia empeoró todo».

Empero, destacó que en la actualidad «Cuba tiene 11 millones de habitantes y 1500 muertos por el COVID 19, lo que representa 130 muertos por millón de habitantes. Estados unidos, por su parte, tiene 330 millones de habitantes y 600 mil muertos, lo cual te da 1800 muertos por cada millón de habitantes. O sea, diez veces más que Cuba. En estas circunstancias, al saber que nadie le va a vender una vacuna, Cuba es además ejemplo mundial porque está desarrollando dos vacunas».

A modo de conclusión, Saravia reiteró que no es ésta la primera ola de protestas que sufre Cuba y que es importante que se conozca la historia del bloqueo para poder entender el momento y resistir a las posiciones reaccionarias.

Escuchá la charla completa:

FOTO: TÉLAM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here