En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, que este año se conmemora entre el 17 y el 22 de mayo, Radio Tortuga entrevistó a María José Juri de León, fonoaudióloga, doula y promotora comunitaria de género.

Inicialmente, Juri destacó que la necesidad de contar con una ley propia (25.929) responde al «incumplimiento de otras leyes previas, como la de los derechos de los pacientes». También a «incumplimientos del respeto al momento del parto natural o por cesárea y el nacimiento».

Precisó que estas faltas de respeto hacia las personas gestantes se dan tanto en el proceso de parir como en controles previos y decisiones propias de la autonomías de los cuerpos: «Las personas gestantes deben ser respetadas en sus procesos fisiológicos, que no se apuren los tiempos, que se respete el culto, la voluntad, el deseo de cada persona y que se priorice a quienes son protagonistas del proceso: la persona gestante, quien ella decida que la acompañe y la persona que nace».

«En el escenario de los nacimientos de los últimos 50 años, la persona gestante termina adoptando posiciones para parir que le convienen a quien asiste el parto, obstetra o agente de salud; y el día y la hora se terminan poniendo según el sistema de salud y así se va perdiendo no sólo la fisiología, sino también la soberanía de las personas protagonistas del proceso», indicó Juri.

Asimismo, subrayó que las personas gestantes son «personas sanas, que son tratadas al momento del nacimiento como personas enfermas», a quienes «se les pone medicación sin consentimiento muchas veces».

Volviendo a la Ley de Parto Respetado, Juri apuntó que «pretende hacer un llamado legal a humanizar un proceso que ya es humano». Y se explayó: «Por supuesto que la medicina y el avance de la ciencia han logrado que en caso de dificultades de salud, la cesárea salven vidas. Pero se ha invertido esta ecuación y empieza siendo un proceso medicalizado donde la naturalidad y la fisiología son la excepción».

RADIO TORTUGA (RT): ¿Por qué pasa esto?

MARÍA JOSÉ JURI (MJJ): Por un lado se trata de mantener el poder desde el sistema hegemónico de salud; ya que es el médico quien dice cómo va a ser, cuándo va a ser, dónde va a ser; cuando en realidad el proceso fisiológico de parir no tiene nada que ver con seguir instrucciones. La parte económica también tiene su influencia, por la presión en la que actualmente funciona el sistema de salud, donde una persona que ingresa tiene que inmediatamente desocupar la cama y los agentes de salud están obligados a trabajar x cantidad de horas para ganar su sueldo.

Juri también cuestionó cierta pose en nombre del parto respetado, que pretende mostrar una postura más humanizada, que acaba operando como una pantalla: «Parteras y licenciadas obstétricas cuentan lo difícil que es mantener la sensibilidad a los procesos fisiológicos. Hay como una automaticidad e inclusive en algunas instituciones hay un gran show de un parto respetado donde el protagonista sigue siendo el profesional de salud«.

Apelando a la sensibilidad de la comunidad, Juri invitó a pensar qué es lo primero que encuentra un ser humano que llega al mundo, «la calidez de una persona de su entorno afectivo o un brazo frío con guantes que lo sujeta como si fuera un pollo muerto».

RT: ¿Qué es una doula?

MJJ: Somos personas, mujeres en su mayoría, que acompañamos el proceso de las personas gestantes. Ese acompañamiento implica brindar información, contención, herramientas para los procesos de gestación, parto, puerperio y lactancia. Las doulas y las promotoras comunitarias de género confiamos en que podemos brindar el empoderamiento a la persona gestante. Soy un puente para que la persona gestante reconozca sus deseos y pueda ser acompañada; un nexo entre la información y las herramientas existentes y sus deseos, su cultura, sus anhelos. La doula existió siempre, que acompañó a la partera o la matrona.

Juri invitó a sumarse a dos actividades que en estos días se desarrollarán en la región, a propósito de esta nueva Semana Mundial del Parto Respetado:

El viernes 20 de mayo, a las 14.30, en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de Villa San Isidro se desarrolla una ronda sobre parto respetado, con la idea de que circule la palabra.

Con el mismo objetivo, el viernes 27, en la Fundación Kamay de Alta Gracia, junto a Rocío Gozalvez, Juri brindará una ronda para compartir relatos y experiencias, vivencias corporales y derechos de nacimientos y planes de parto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here