El Secretario General de Ambiente y Transporte, Roberto Urreta, pasó por los micrófonos de Formación Tortuga y habló sobre la grieta en el Partido Justicialista local entre el sector de Saieg y el de Torres. Destacó que los más perjudicados de la contienda política fueron “los compañeros” del partido, que tuvieron que elegir entre un lado o el otro.

La pelea entre los dos apellidos con más peso del justicialismo altagraciense en los últimos años, que alcanzó su momento más crudo en las elecciones de 2019, se trató de uno de los hechos más resonantes del peronismo local. Para Roberto Urreta, quien actualmente preside la Secretaría General de Ambiente y Transporte, fue una ruptura que dejó “muchos compañeros heridos porque los obligaron a posicionarse en un sector u otro”.

Así lo manifestó el funcionario municipal en diálogo con el programa Formación Tortuga de Radio Tortuga 92.9. Para él, debieron ser los implicados en la contienda los encargados de resolver las diferencias y que lo único que había que hacer era “pensar en los compañeros del partido”.

Cabe destacar que Urreta llegó al municipio de la mano de Walter Saieg y luego continuó trabajando en el Estado municipal, durante la gestión de Facundo Torres, algunas veces como funcionario, otras como concejal. Tras el paso de mando a Marcos Torres, el abogado continuó ocupando un cargo público.

De cara a las próximas elecciones legislativas nacionales, Urreta anticipó que aún no decidió que lista apoyar. Lo que sí tiene claro es su oposición a este tipo de comicios: “Me parecen totalmente desgastantes las elecciones de medio término”.

Puntos verdes

En relación al programa de reciclado que se impulsa desde la Secretaría General de Ambiente y Transporte, Urreta enfatizó en que la idea es que el proyecto sea autosustentable económicamente y que los resultados se empiecen a ver en los próximos seis meses. Para el proyecto se destinan “24 becas de 10 mil pesos cada una”, para el personal que forma parte del grupo Recicladores Urbanos por la Salud Ambiental de la Región (RE.U.S.A.R.), la otra pata de la iniciativa.

En carpeta también está la posibilidad de utilizar los ladrillos ecológicos para construir una vivienda con lo reciclado por vecinos y vecinas de la ciudad: “Estamos esperando que el Asesor Letrado de la Municipalidad nos designe el lote para que ingrese al Concejo Deliberante el proyecto de ordenanza”.

En la misma dirección, Urreta resaltó que “es un proyecto ambicioso para generar una fuente de trabajo genuina para los vecinos de la ciudad”. En cuanto al futuro del proyecto, la idea es llevarlo adelante “con costos mínimos para el municipio». Ante la consulta de que si es factible que se amplíe el presupuesto destinado al proyecto, el funcionario advirtió de que es “bastante pijotero”, pero que se están manejando diferentes posibilidades. “En definitiva tratamos de que todo sea consensuado con REUSAR, quienes van a vender el material reciclable y van a recibir el rédito económico de lo que se recolecta”, añadió.

Escuchá la entrevista completa acá 👇

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here