* Por Marian Bustos Mura y Camilo Molas. El 30 de diciembre se cumplieron dos años de la sanción en el Congreso de la Ley 27.610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que alcanzó el movimiento feminista tras largos años de lucha. Antes y después de la sanción, la labor de los colectivos socorristas vienen garantizando el acompañamiento a personas con capacidad de gestar.

Derechos, deberes y garantías

La ley 27.610 establece que es un derecho de mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar, la decisión de interrupir un embarazo hasta la semana 14 del mismo, y recibir informacion y prestación sanitaria antes, durante y después de cada aborto. 

También está garantizado el acceso a métodos anticonceptivos, a la implementación de la ley número 26.150 de Educación Sexual Integral; y hay una obligación del Estado de establecer políticas activas para la promoción y el fortalecimiento de la salud sexual y reproductiva de toda la población, obligando a profesionales de la Salud que son objetores de conciencia a informar de manera adecuada sobre el procedimiento y derivar al profesional correspondiente. 

Es importante que previo a la realización del aborto se requiera el consentimiento informado de la persona gestante expresado por escrito. 

Obras sociales y prepagas deben incorporar la cobertura integral y gratuita de la interrupción voluntaria del embarazo. 

En caso de ser menores de 13 años, se debe contar con el consentimiento informado y la asistencia de al menos uno de sus progenitores o representante legal.

En los casos de adolescentes de entre 13 y 16, deberá tener un acompañante o «referente afectivo». 

Socorristas en acción

Existe la labor de aquellas personas que durante más de 10 años que el Estado no lo hizo, le han garantizado salud integral como derecho a personas que lo necesitan dentro de nuestro país. Se trata de las socorristas que, organizadas detrás de diferentes nombres y organizaciones, y luchando contra la clandestinidad, se ocupan de acompañar y brindar información certera para que la interrupción voluntaria del embarazo sea favorable a quien decida hacerlo y que no esté en riesgo su vida por hacerlo de manera clandestina.

El Portal Tortuga dialogó con Socorristas de Paravachasca para conocer la actual situación en la región. 

Habida cuenta de que días atrás, en Villa María cuatro socorristas fueron detenidas y posteriormente liberadas, e imputadas por ejercicio ilegal de la medicina, en una interpretación antojadiza de sus labores; las entrevistadas a continuación decidieron preservar sus identidades individuales y responder como colectivo.

PORTAL TORTUGA (PT): ¿Hace cuánto que Socorristas Paravachasca está activa en Alta Gracia y en qué otros lugares de la región podemos encontrarles?

SOCORRISTAS PARAVACHASCA (SP): Estamos en el corredor de ruta 5 desde 2017. Nos pueden contactar por whatsapp al 3547 622985 o por instagram en @socorristas.paravachasca

PT: ¿Cómo se ha visto afectado el caudal de consultas y acompañamientos desde la legalización de la IVE?

SP: Seguimos recibiendo consultas y acompañando todas las semanas. 

PT: ¿Trabajan en conjunto con algún centro de salud o profesionales que pertenezcan al sector público o privado?

SP: Siempre estamos articulando con el sistema público de salud. Con APENI (Atención y Prevención del Embarazo No Intencional) que funciona en el Dispensario Nº3, con (los dispensarios de) La Serranita y San Isidro, con el consultorio de Salud Integral de Córdoba y también con otras grupas socorristas, según cada situación a acompañar.

PT: ¿Se han visto en situación de amenaza? Esto es, ¿han sido agraviadxs de alguna manera, por redes sociales, por la calle, desde alguna organización pro vida, religiosa, etc.?

SP: No directamente. 

PT: ¿Qué pueden expresar sobre el  caso de las socorristas detenidas en la ciudad de Villa María? 

SP: La situación ocurrida con las cumpas de Villa María nos puso en alerta. Sabemos que interrumpir un embarazo es ley en nuestro país y la tarea sorora de brindar información y acompañar amorosamente es una decisión completamente legal y necesaria. No había sustento para la detención de las socorristas de Villa María y fue un accionar injusto y violento. Estaremos atentas a la resolución del caso. 

PT: ¿Creen que la presión generada mediáticamente para su liberación fue precisamente lo que llevó a que se dicte la orden de libertad o se le puede atribuir más a la voluntad del poder judicial? 

SP: La decisión de mantener detenidas a las compañeras estaba infundada. Creemos que el apoyo y acompañamiento de organizaciones sociales, e incluso del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidades de la Nación, fueron muy importantes para que las liberaran.

PT: ¿Los números de casos han mermado, aumentado o se mantienen estables en la zona del valle de Paravachasca?

SP: Las personas con capacidad de gestar interrumpimos nuestros embarazos desde el inicio de los tiempos, y lo seguiremos haciendo. Los registros de abortos previos a la Ley eran imprecisos por la clandestinidad. Hoy puede haber un mayor registro en los servicios de salud, pero no necesariamente significa que hay más abortos realizados; sino simplemente registrados y posiblemente un mayor número de esos abortos son seguros. El acceso real a métodos anticonceptivos y la implementación de ESI en todos los niveles educativos podría favorecer la reducción de embarazos no intencionales e impactar en los abortos realizados. 

Finalmente, desde este espacio colectivo afirmaron que así como “la marea verde” conquistó el derecho al aborto legal y a decidir sobre el propio cuerpo en la calle y con una importante labor militante; ante cualquier reacción contraria a este movimiento y al derecho conquistado, será en el Congreso como en las calles nuevamente donde se defenderá lo logrado.

MÁS INFORMACIÓN: https://www.instagram.com/p/CbQ_JI2u20aIx-V3BVTCOALCJVk-SLGBJ7hgUc0/?igshid=YmMyMTA2M2Y=

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here