La Fiscalía de 2º Turno, a cargo de Alejandro Peralta Otonello, dispuso el cambio de carátula por el fallecimiento de Joaquín González: de «homicidio simple a homicidio preterintencional». A través de una fianza y con «estrictas condiciones», la defensa del imputado Yoe Natanael Heredia consiguió su liberación.

Cabe recordar que González, de 19 años, falleció el pasado lunes 18 de julio en el Hospital San Roque de la ciudad de Córdoba, adonde había arribado tras ser trasladado desde el Hospital Regional Arturo Illia de nuestra ciudad, adonde fue llevado por conocidos tras convulsionar en la esquina de Avenida del Libertador y Víctor Hugo, luego de sufrir una caída en el marco de una pelea con Yoe Natanael Heredia.

Se entiende por homicidio preterintencional a un «delito que comete quien realiza una acción con intención de lesionar a una persona pero accidentalmente le causa la muerte».

La Fiscalía arribó a este cambio de carátula, a partir de lo dictaminado por la autopsia realizada por el equipo forense, que cotejó su trabajo científico con las historias clínicas de los nosocomios por los que pasó.

«Está acreditado que no es una muerte violenta, que no hubo garrote, que no hubo piedra ni ladrillo», indicó Carlos Nayi, desde el estudio jurídico que defiende a Yoe Natanael Heredia, haciendo referencia a la conclusión que deriva de la autopsia y que asegura que la muerte fue por «inhibición».

Cabe recordar que dos personas, de 21 y 23 años respectivamente, se hallan detenidas, imputadas por «falsedad ideológica y falso testimonio calificado», responsabilizados de testimoniar que la muerte de González se había producido consecuencia de un ataque con un ladrillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here