Este viernes 2 de diciembre, a las 19.30, el Centro Vecinal de los barrios San Martín y 25 de Mayo inaugura oficialmente su sede de Godoy Núñez 600, en cuyas remodelaciones viene trabajando hace unos cuatro años. El evento, que se realizará sobre la calle, contará con una nutrida grilla artística, corte de cintas, un vídeo con fotos históricas y un ágape con comidas y bebidas.

Anahí Becerra, presidenta del Centro Vecinal, entrevistada en «Que No Se Te Escape», expresó su satisfacción por llegar a esta inauguración y destacó que la flamante sede, con las obras de acondicionamiento en las que se viene trabajando hace cuatro años, permitirá ampliar la oferta de actividades que presta la institución barrial.

Repasó también que la locación fue donada en 1997 a una gestión del Centro Vecinal y que durante muchos años estuvo abandonada, constituyéndose en un baldío peligroso, tanto en lo que a inseguridad respecta como en el plano ambiental como foco infeccioso.

Indicó Becerra que la obra se dividió en tres etapas y que el edificio se fue habitando progresivamente. «Hasta una cocina nos donaron», celebró, al tiempo que dejó entrever que cada conquista para su habitabilidad abre nuevos horizontes para el Centro Vecinal.

Respecto al trabajo interno de la comisión y al acompañamiento de los vecinos y las vecinas, precisó que se dividieron tareas para llegar al acto del 2 de diciembre, que «la panadera del barrio va a cocinar las pizzas» y que de alguna manera el festejo es una forma de devolverle al barrio el aporte que ha venido realizando, respondiendo satisfactoriamente a ventas de pastas y pollos con las cuales se fue recaudando dinero para costear la obra.

Asimismo, reconoció el aporte que realizaron a lo largo del tiempo empresas, fundaciones y la misma Municipalidad, merced a la gestión constante de la comisión. «Encaramos las obras y fuimos gestionando ayudas. Tuvimos el aporte que se entregó a los centros vecinales y el pago de la Municipalidad de un albañil. El trabajo en tres etapas fue un objetivo alto. Sin la ayuda, no hubiésemos llegado a inaugurar ahora; nos hubiera tomado dos años más», subrayó.

RADIO TORTUGA (RT): ¿Qué actividades les va a permitir la inauguración del edificio del centro vecinal?

ANAHÍ BECERRA (AB): Cuando techamos, teníamos el contrapiso y nos faltaban los cerámicos y ya estábamos dando yoga. El año que viene vamos a poder encarar todos los talleres, porque se puede utilizar el espacio más cómodo. Hay muchos vecinos que quieren dar talleres. Queremos hacer una encuesta para ver qué actividades y capacitación les gustaría dar a los vecinos y las vecinas para hacer uso del espacio del centro vecinal.

RT: ¿La gente se acerca para buscar alternativas para paliar la situación económica?

AB: Acá en el barrio, la pandemia permitió observar que vecinos de clase media estaban necesitando ayuda y que en otro contexto quizás no se hubiesen acercado al centro vecinal. Con las redes y las actividades se han roto un poco esas barreras. Alta Gracia es solidaria también, por ejemplo la semana pasada no hubo agua en algunos barrios y la gente se solidarizó enseguida.

Dos barrios hermanados

Anahí Becerra celebró que «hay un ida y vuelta en este barrio con el centro vecinal» y analizó que «tener un lugar de encuentro es importante, porque da sentido de pertenencia». Desde esa perspectiva, explica, «en la inauguración queremos pasar fotos de ese lugar desde que estaba abandonado, que era un baldío peligroso y un foco infeccioso; y hoy es un lugar que habitan los vecinos del barrio, que tiene colores y alegría».

Recordó en ese sentido que la particularidad de estos dos barrios hermanos es que no tienen ni escuelas ni iglesias, que suelen ser puntos de encuentro vecinales. Sí destacó la presencia del club San Martín, en cuyas instalaciones supo reunirse el centro vecinal antes de empezar a soñar con contar con su sede propia.

Los límites que rodean a San Martín y 25 de Mayo son la calle Malvinas Argentinas en el norte y Mariano Moreno en el sur, el canal Maipú en el oeste y la calle Concordia en el este. Divide a ambos barrios el canal Lamadrid. Todo el radio que comprende este centro vecinal contiene a unas 300 familias, entre aquellas tradicionales, con adultos mayores y viviendas que pasan de generación en generación, con otras familias jóvenes con niñas, niños y jóvenes que alquilan.

La inseguridad es una de las problemáticas que más preocupa en los barrios, señaló Anahí Becerra. Para enfrentarla, contó, se instaló un sistema de alarma comunitaria en un sector y se está trabajando con los vecinos que tienen campos colindantes, para que los mantengan en condiciones y se incorporó a San Martín y 25 de Mayo en el programa municipal «Alta Gracia Ilumina» para mejorar las luminarias.

Asimismo, en lo ambiental y sanitario, indicó que hay una demanda permanente para que los canales que abrazan al sector estén permanentemente saneados para evitar la proliferación de insectos peligrosos.

Finalmente, reforzó Anahí Becerra la invitación a participar en el acto del 2 de diciembre que tiene previsto arrancar a las 19.30 y extenderse mientras los festejos lo demanden. «Se va a hacer un acto de apertura con alguna lectura, se va a cortar la cinta del salón; va a haber escenario, se va a cortar la calle; hay una grilla de seis artistas, con alguna intervención de teatro leído en el medio; va a haber centros de mesas, mesa dulce», enumeró para finalizar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here