Desde el 1° de julio, el Municipio junto a la organización Recicladores Urbanos por la Salud Ambiental de la Región (REUSAR), comenzará con una prueba para la separación y reciclado. El programa Formación Tortuga habló con el dirigente Humberto “Tito” Rivarola que se refirió a los objetivos del programa.

Luego de varios meses de discusión, desde el Municipio confirmaron que se trabajará con la organización REUSAR para que 24 personas comiencen a trabajar en la concientización y el reciclado de materiales. También lo confirmó el dirigente social Humberto “Tito” Rivarola, que fue uno de los ideólogos de REUSAR, organización que nació con 45 personas y en la que por el momento trabajarán 24, con una beca de diez mil pesos otorgada por el Municipio.

“En el proyecto original, contábamos con tres pasos”, explicó Rivarola en diálogo con el programa radial Formación Tortuga, e informó que el primero era la promoción a partir de la cual se iba a trabajar casa por casa para concientizar, el segundo la recolección en cada hogar o en cada institución, y el tercero el traslado del elemento reciclable y el acopio y la clasificación para su venta.

Tanto el dirigente social, como fuentes municipales, informaron que el lugar donde se haría el acopio y la compactación sería una institución de barrio Cámara. Allí REUSAR accedería a una máquina compactadora para poder hacer el trabajo a través de un comodato. Lo reciclado será vendido a una empresa que acercó el Municipio y lo recaudado buscará financiar a la organización, que comenzará con los pasos para convertirse en cooperativa de trabajo.

“Al verse reducido el plantel, lo tuvimos que adaptar. Lo de las promotoras y los promotores ya se complica porque tendremos menos gente. Nuestra idea es que no podemos quedarnos en barrio Cámara, donde hace un tiempo hicimos una prueba piloto donde recogimos 300 kilos de materiales reciclables en sólo cuatro calles. Si hablamos con seriedad el tema, deberíamos tomar toda la ciudad”, indicó Rivarola, y añadió que, en función de la adaptación del proyecto presentado en febrero, en los próximos días se anunciaría oficialmente el acuerdo.

GENERAR TRABAJO Y CONCIENCIA

El dirigente de REUSAR también se refirió a la concepción del proyecto: “Nació a partir de la situación económica actual, con la falta de trabajo y con la preocupación por la contaminación del medio ambiente. Al mismo tiempo, el traslado de residuos a la Municipalidad le cuesta millones de pesos. Si combinás el reciclado como trabajo genuino, el tema medio ambiental como los problemas con la instalación de la planta en Santa Ana, y los costos del Municipio, da como resultado este proyecto”.

“La gente asocia el reciclado y la basura con el ‘cirujeo’ y no es así, por eso trabajamos mucho sobre la importancia de nuestro aporte”, sintetizó el integrante de la organización que afrontará el reciclado en la ciudad.

Rivarola aclaró además que las personas que trabajarán en el proyecto, no cobran el programa Potenciar Trabajo que entrega el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a proyectos socio productivos o socio comunitarios, por lo que la beca era fundamental para el sostenimiento del mismo. En este sentido, desde el Municipio trascendió que las 24 becas de diez mil pesos se mantendrán durante seis meses, para que REUSAR logre generar una autosustentabilidad que le permita, a partir de la venta del elemento reciclado, subsistir.

DIFERENCIAS ENTRE ORGANIZACIONES

Mientras se seguía debatiendo el convenio entre la agrupación y el Municipio, otra organización social realizó un trabajo similar a la prueba piloto que hizo REUSAR en barrio Cámara hace algunas semanas. La misma responde al Coordinador de Empleo y Economía Social del Municipio, Daniel Suárez que, según Rivarola, había tenido contactos previos con él sobre la experiencia de REUSAR.

“Los compañeros de esta organización a la que consideramos como hermana, salieron a hacer la misma tarea, lo que genera una confusión en el vecino, porque cómo le explicás que somos dos organizaciones distintas, en el mismo sector haciendo la misma tarea y con otros días, puede generar confusión y me parece poco serio”, sentenció Rivarola.

“Cuando planteo falta de códigos, lo digo porque si bien somos organizaciones sociales trabajando en distintos rubros, no podemos trabajar descoordinadamente. Si el compañero Daniel Suárez, que es funcionario, sabía que estábamos haciendo esta tarea, no pudo haber ignorado lo que sucedía”, completó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here